Público
Público

CCOO se plantea abandonar los consejos de dirección de las empresas

Toxo propone la medida en el X Congreso Confederal por el daño que ha causado a la reputación del sindicato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ayer hubo autocrítica, pero ligera. Hoy, horas antes de ser reelegido secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha sugerido a los cientos de delegados reunidos en Madrid en el X Congreso Confederal, que el sindicato debe plantearse seriamente abandonar los consejos de administración de las empresas por el daño que ha causado esto a la reputación de la organización de cara a los trabajadores y el resto de la sociedad.

'No sé si merece la pena mantener invariable nuestra posición de presencia en los consejos de administración de las empresas', dijo. 'No sólo en el de las entidades financieras, sino por la función que tienen, por el riesgo de reputación que ha comportado para el sindicato y por lo cautivos que están los consejos de administración de la dirección real de la compañía', añadió.

Toxo llamó a los suyos a 'reflexionar si otras formas que ya se aplican en toda Europa no son más adecuadas' a algo a lo que el sindicato no quiere renunciar: 'El control de las empresas y sus estrategias por cómo afectan a las relaciones de trabajo y las condiciones en que se desarrollan', afirmó.

La iniciativa, pese a que comportaría una gran pérdida de recursos económicos para el sindicato, fue recibida con aplausos del plenario del auditorio Marcelino Camacho de Madrid, donde se celebra este cónclave.

Toxo también sugierió cobrar en las negociaciones de ERE en empresas privadas y advirtió del peligro para el país de no pagar la deuda pública. Defendió su gestión en la reforma del sistema de pensiones y aseguró que, de momento, no habrá otra huelga general. 

El secretario general de CCOO hizo también hincapié en otro tema que hace perder afiliados y confianza en el sindicato: los cursos de formación. 'Podemos mirar a otro lado pero tenemos un problema importante. En parte, por la indecente campaña desplegada contra nosotros y que está inspirada por quienes quieren enriquecerse a costa de los cursos de formación', señaló. 'Pero también -añadió- porque la formación comporta muchos riesgos. Y, por ejemplo, hay que decidir si seguir como hasta ahora o redirigir la formación hacia la negociación colectiva y el vínculo entre empresa y representantes de los trabajadores'.

Toxo, en la línea de lo que ya advirtió ayer, calificó ambas cosas como 'una cuestión fundamental para el cómo nos ven, que es lo que importa, y el cómo nos relacionamos desde esas actividades con el mundo del trabajo'.

Durante el debate de su gestión al frente del sindicato, hubo federaciones que propusieron comenzar a cobrar por las negociaciones colectivas, algo sobre lo que Toxo dijo que había que tener 'mucho cuidado'. 'Hay que pensar fríamente las cosas en un momento de recesión como éste [...] Tengo dudas de si sería lo más adecuado decirle a la gente que va a tener que pagar por la negociación de los convenios colectivos de su empresa [...] No vaya a ser que por un pronto nos quedemos sin el santo y la limosna', dijo en referencia a los problemas de afiliación que está teniendo CCOO.

Lo que no ve descabellado Toxo es hacerlo en la negociación de los Expedientes de Regulación de Empleo de empresas que se gestionen con fondos privados. 'El sindicato realiza intervenciones muy especializadas, por ejemplo, en los ERE. Tenemos que decidir cómo participan en la financiación de esos servicios especializados aquellas personas que no están afiliadas', dijo.

Toxo incidió en que 'hay que diferenciar': 'Cuando los ERE se financian con recursos públicos entonces no podemos pedir ningún retorno. Cuando se financien con recursos privados entonces podemos cobrar el servicio a precio de mercado'. 'Prestamos un servicio que tiene un coste de sostenimiento, esto de gratuidad como si fuéramos el buen samaritano no nos lo va a agradecer la persona que está afiliada. Para tener nuestros servicios, tendremos que cobrarlos y si no se tendrán que afiliar', explicó. En cualquier caso, 'intentaremos que no sean los trabajadores afectados quienes lo paguen, pero hay que hacérselo saber desde el principio'. El líder de CCOO se refería a este tema después de hacer un profundo análisis sobre los recursos de financiación del sindicato en el que defendió las ayudas públicas como tema fundamental.

'Soy un firme defensor de la financiación pública de la actividad pública y por tanto el sindicato tiene que defender este principio constitucional con la cabeza muy alta porque si no se buscarán otras vías como las que se están utilizando ya en la política: empresas que pagan a la política en busca de beneficios', advirtió.

Toxo no obvió otro de los puntos con más críticas hacia las organizaciones sindicales: la transparencia en la gestión de esos fondos públicos que proceden de los Presupuestos Generales del Estado. Por ello insistió en la necesidad de gestionar los recursos 'con controles, con garantías, con una ley de financiación y de participación institucional [...] no tenemos ningún interés en ocultar'.

El candidato a la reelección abogó por 'afinar nuestra estructura y huir de procesos compulsivos de concentración sectorial'. 'Si tuviéramos la oportunidad de empezar de nuevo haríamos un molde distinto. Somos herederos de una estructura de integración sindical sectorial que venía del sindicato vertical', dijo.

En términos de organización, Toxo abogó por ajustar todos los recursos del sindicato a las necesidades reales. 'Somos un sindicato y tenemos una dispersión que acojona', dijo, a la vez que se preguntó '¿por qué no pensamos en la posibilidad de dotarnos de recursos propios que simplifiquen y ayuden a las organizaciones para que no tengan que contratar fuera recursos?' se preguntó. 'Necesitamos unos recursos humanos y un departamento financiero centralizado de ámbito confederal' ante 'el problema serio de sostenibilidad' que tiene CCOO.

Toxo avisó de que para 'seguir siendo la primera organización sindical de este país tenemos que hacer una distribución más eficaz de los recursos', porque como es normal, no todas las federaciones 'pueden dotarse de la misma base de afiliados'.

Además de acusar al Gobierno de querer 'desmantelar la participación del sindicato en la negociación colectiva' con la última reforma laboral, el candidato a la reelección también avisó al presidente, Mariano Rajoy, de que no permitirá ni una sola modificación del sistema de pensiones. Toxo había recibido muchas críticas por el acuerdo al que llegó con el Ejecutivo para reformarlo pero aseguró que 'volvería a firmarlo porque nadie puede demostrar con datos objetivos que los pensionistas han perdido poder adquisitivo por aquella firma. Si lo han perdido ha sido por el incumplimiento de la ley de los gobiernos del PP y del PSOE'.

Por último, quiso hacer mención a la posibilidad de convocar una nueva huelga general. Toxo lo descartó por el momento: 'No hay ningún tipo de conversación'.