Público
Público

CDC recupera la calma y evita las revanchas

El PSC, con Muñoz aún encarcelado, opta por el silencio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Máxima prudencia en Convergència y silencio espeso en el PSC. Baltasar Garzón no sólo es un juez imprevisible. También es propenso a dar golpes de efecto. Los dos grandes de la política catalana lo saben porque ya lo han sufrido en sus carnes. Por eso ayer no hicieron declaración pública alguna después de que el juez estrella decretara libertad bajo fianza para Macià Alavedra y Lluís Prenafeta. Los convergentes sí afirmaron que 'celebran' la decisión. Pero nada más.

Los nacionalistas no sacarán pecho hasta que los ex dirigentes estén en sus casas

Fuera de micrófono admitían que respiran ya 'más tranquilos'. A su entender, la decisión de Garzón implica que tras los interrogatorios y pesquisas de los últimos días los presuntos delitos que se atribuirían a los dos ex altos cargos podrían ser de menor envergadura de lo que, en un principio y por la 'dureza' en el trato a los detenidos, podía suponerse.

Convergència desconocía a media tarde de ayer cuándo saldrían de la cárcel el ex conseller de Economia de Pujol y el ex secretario general de la Presidència, y advertían que una vez que estén libres opinarán de nuevo sobre el caso y sobre el trato que han recibido ambos. CiU lo ha denunciado en diversas ocasiones y sus entornos han revestido el caso Pretoria de una cierta operación de desgaste contra el catalanismo en un momento clave para la suerte del autogobierno con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut al caer.

La fecha escogida por Garzón para dejarlos en libertad levanta suspicacias

Ayer había quien apuntaba que no era 'nada casual' la fecha escogida por Garzón (un día de puente entre dos festivos) para cambiar la situación penitenciaria de Alavedra y Prenafeta, apartados de la militancia en CDC.

En todo caso, los convergentes miraban hacia el PSC. Y es que el ex alcalde de Santa Coloma, Bartomeu Muñoz, aún sigue encarcelado pese a que su defensa también ha hecho gestiones para que salga con fianza. Los socialistas preferían guardar silencio sin esconder lo incómodo de la situación. CiU, que va por delante en las encuestas y hasta ahora ha reaccionado con más lentitud a nivel político, es quien más tiene que perder. Pero la salida de Prenafeta y Alavedra les libera de cierta presión. El PSC afirmaba que 'hay que tener respeto máximo al juez' por una decisión 'de la que no conoce el porqué'.