Público
Público

La CE pide más coordinación y transparencia a los mercados y regular los fondos soberanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea apostó hoy por aumentar la coordinación entre las autoridades económicas mundiales para aumentar la transparencia en el funcionamiento de los mercados financieros y propuso unos principios básicos para regular el funcionamiento de los fondos soberanos de inversión.

En un análisis sobre la situación de los mercados financieros, que servirá de base a la discusión de los líderes de los 27 los próximos 13 y 14 de marzo, Bruselas señaló que la reciente crisis ha puesto de manifiesto huecos en la estructura regulatoria del sistema financiero internacional, sobre todo en relación a la transparencia, la predictibilidad y la evaluación de riesgos.

Bruselas considera que el efecto de las turbulencias en los mercados financieros no ha llegado aún a su fin y vaticina que en las próximas semanas, cuando muchos bancos publicarán sus resultados del año pasado, se ampliará el alcance de las pérdidas.

A su juicio, las entidades siguen siendo vulnerables ante posibles deterioros de los mercados de bonos estructurados y apunta que también se verá reducida su rentabilidad.

Pero la Comisión está convencida de la solidez de los bancos de la UE, pues la mayoría no invirtieron en el mercado estadounidense de hipotecas de alto riesgo ("subprime") y los que lo hicieron cuentan con inversiones suficientemente diversificadas para compensarlo.

Bruselas incide en que el conjunto de la economía europea está sorteando bien la crisis y recalca que la manera de superarla es seguir aplicando una rigurosa política fiscal y continuar con las reformas estructurales.

Respecto al sistema regulatorio y de supervisión vigente en la UE, señala que es muy estricto y recuerda que se está trabajando para reforzarlo.

Pero hace hincapié en que, en este ámbito, los Veintisiete deben actuar en coordinación con otros países.

Entre otros objetivos, Bruselas cree que la UE debe apostar por mejorar la información a disposición de los inversores, modernizar las reglas contables para reflejar adecuadamente la exposición de las entidades a los instrumentos de inversión más innovadores y garantizar una supervisión adecuada de los grupos bancarios trasnacionales.

En cuanto a los fondos soberanos -controlados por los Estados-, la Comisión propone a los líderes de los Veintisiete un enfoque común a toda la UE ante la creciente preocupación por el papel cada vez más importante que juegan este tipo de fondos en los mercados financieros internacionales.

El objetivo final es establecer un código de conducta voluntario internacional -una tarea en la que ya trabaja el FMI-.

Los fondos soberanos son instrumentos de inversión bajo control público con los que los grandes importadores de materias primas canalizan sus ingentes reservas de divisas.

Más de treinta países cuentan con este tipo de fondos, entre ellos China y Rusia, pero los más importantes en volumen de activos son los de Emiratos Árabes Unidos, Noruega, Arabia Saudí y Kuwait.

Según cálculos de la Comisión, en la actualidad controlan entre 1,5 y 2,5 billones de dólares y, dada la evolución del precio de las materias primas, podrían seguir aumentando hasta superar los 10 billones de dólares en 2015.

Aunque no hay indicios de "actuación irresponsable" por su parte, en palabras del comisario europeo de Mercado Interior, Charlie McCreevy, su titularidad pública y opacidad suscitan reticencias por el riesgo de que sus decisiones de inversión se fundamenten, por ejemplo, en objetivos geopolíticos.

Bruselas deja claro que su intención no es cerrar las puertas de la UE a la inversión extranjera, pero propone, para despejar dudas, que los fondos soberanos informen regularmente de sus posiciones inversoras, así como de los objetivos que persiguen con ellas y de si pretenden tomar parte en la gestión de las empresas en las que tienen participaciones.

También deberían informar de su nivel de apalancamiento y el peso de las distintas divisas, así como del tamaño y origen de sus recursos.

Respecto al funcionamiento interno, aboga por que den a conocer también su estrategia de exposición al riesgo.