Público
Público

La CE propone que haya regiones de transición para recibir fondos europeos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea ha propuesto hoy la introducción de una nueva categoría de regiones beneficiarias de los fondos europeos de cohesión para hacer más suave la transición en aquellos territorios que vayan a dejar de ser objetivo prioritario de este dinero a partir de 2013.

"Una nueva categoría de regiones de transición será introducida", dice escuetamente un comunicado enviado por el Ejecutivo comunitario.

En España, Castilla-La Mancha, Galicia, Andalucía y Extremadura están catalogadas actualmente como objetivo prioritario de estos fondos (regiones de convergencia), aunque la Comisión Europea prevé que sólo la última continuará siendo objetivo prioritario de los fondos a partir de 2013, pues el resto superarán el 75 % de renta media europea en ese plazo.

Asimismo, Asturias y Murcia están actualmente en esa "fase de transición", cuyo objetivo es facilitar el camino hasta el final de la recepción de fondos.

Por este motivo, España ha defendido con insistencia en Bruselas la necesidad de continuar destinando fondos de cohesión de manera prioritaria a las regiones que hayan superado el 75 % de la renta media de la UE pero que se encuentren lejos del 90 % o el 100 % de la media, con la creación de esta categoría intermedia.

En los últimos meses, presidentes de comunidades españolas como el de Asturias, Vicente Álvarez Areces, han viajado a Bruselas para defender la conveniencia de seguir recibiendo fondos europeos.

En realidad, el marco actual ya establece una fase de transición para las regiones que hayan dejado de ser lo que antes se conocía como "objetivo 1", pero cuya renta esté lejos del 90 % ó del 100 % de la media europea.

Sin embargo, el comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, ha defendido con anterioridad la necesidad de instaurar formalmente una categoría de "regiones intermedias" para acoger a esos territorios.

Bruselas ha hecho esta propuesta en la presentación con motivo de la publicación de su borrador de perspectivas plurianuales, el documento que servirá de base para iniciar las negociaciones entre los países de la UE y las instituciones europeas con el objetivo de fijar las prioridades y el techo del gasto europeo hasta 2020.

En el documento, el Ejecutivo comunitario propone dedicar 376.000 millones de euros a la política de cohesión, destinada a reducir las diferencias de desarrollo a lo largo de la Unión. Esta cifra está por encima de los 348.415 del anterior periodo aunque supone un menor porcentaje en el presupuesto global.

España es la segunda beneficiaria de los fondos de cohesión para el periodo 2007-2013, con 35.217 millones de euros, aunque está previsto que su peso se reduzca en el próximo periodo.

Tras las presentación de la propuesta de Bruselas, ésta debe ser consensuada por los países europeos y lograr el consentimiento del Parlamento Europeo en un proceso que se anuncia largo y que podría superar los 18 meses.