Público
Público

La CE quiere el control de los presupuestos griegos

Alemania exige más intervención en Grecia como condición para el nuevo rescate mientras la banca está "a un paso del acuerdo" sobre la quita de la deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alemania quiere asegurarse de que Grecia cumpla con su parte a cambio del nuevo rescate. Las garantías que ofrece el Estado heleno, controlado por la tecnocracia impuesta desde Europa, ya no sirven a Merkel, y ha decidido dar un paso más. Ahora quiere que el control presupuestario pase directamente a las instituciones europeas.

De esta forma, la Comisión Europea (CE) ha recordado hoy que reforzará 'su capacidad de seguimiento y, actualmente, está desarrollando su capacidad sobre el terreno', destacó en un comunicado el portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj. Sin embargo, precisó que corresponde a Grecia la 'responsabilidad' de ejecutar esas medidas, incluido el presupuesto nacional.'

La Comisión se pronunció así después de que el Financial Times publicase ayer detalles de un documento distribuido a altos funcionarios de los países de la eurozona, en el que Alemania proponía que Grecia cediese el control sobre su presupuesto a un comisario nombrado por el Eurogrupo, que podría vetar decisiones gubernamentales y supervisar la aplicación las medidas.

Grecia necesita llegar a un acuerdo con sus acreedores para evitar una suspensión de pagos  Estas peticiones de más control sobre la política presupuestaria griega se producen en medio de intensas negociaciones para finalizar un segundo paquete de rescate de 130.000 millones de euros para Grecia, que ha incumplido en reiteradas ocasiones los objetivos fiscales impuestos por sus prestamistas internacionales.

Sin embargo, según el semanario alemán Der Spiegel, la troika calcula ahora que el segundo rescate a Grecia costará unos 145.000 millones de euros, unos 15.000 millones más que el montante acordado a finales de octubre.

Grecia necesita llegar a un acuerdo con sus acreedores en los próximos días para desbloquear su próximo paquete de ayuda y evitar una suspensión de pagos caótica.

Altafaj indicó asimismo que el grupo de trabajo sobre asistencia técnica a Atenas impulsado por la Comisión 'continúa apoyando a las autoriades griegas en varias áreas para reformar y optimizar la administración pública, entre otras tareas cruciales'.

'Estamos cerca de un acuerdo', han indicado los representantes del Gobierno griego de la banca privada al concluir su reunión de hoy sobre la condonación de la mitad de la deuda de 10.000 millones de euros del país mediterráneo con los bancos y fondos de inversión. Si bien no ha habido acuerdo, sí ha permitido acercar posturas, según recoge el diario económico griego Naftemporiki.

'Se han hecho nuevos progresos, construidos en los acuerdos alcanzados ayer en temas claves legales y técnicos', anunció en un comunicado el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), tras la reunión que mantuvo hoy en Atenas con el Gobierno griego. En esa nota, el IIF, que representa los intereses de bancos y fondos de inversión, indicó que espera que las negociaciones puedan concluir la semana que viene.

Se espera que las negociaciones sobre la quita del 50% de la deuda puedan concluir la semana que vieneEse optimismo fue compartido por fuentes del Ministerio de Finanzas griego, que no quisieron dar más detalles y anunciaron que habrá un comunicado cuando termine la reunión que el primer ministro, Lukás Papadimos, mantendrá con representantes de la Unión Europea y del FMI.

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos ya aseguró ayer que se estaba 'a un solo paso' del acuerdo. 

El Gobierno griego pretendía que el acuerdo sobre la condonación de la deuda se cerrara antes de la cumbre que la UE celebra el lunes en Bruselas, aunque algunos medios locales indicaron hoy que, pese a los avances, las negociaciones tendrán que seguir la semana que viene.

Esta reestructuración tiene por objetivo que la deuda griega, actualmente superior al 160 % del PIB, se reduzca al 120 % en 2020, una cifra que se considera asumible.

De otra forma, los principales acreedores de Grecia -la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- no abrirían el grifo del nuevo crédito.