Público
Público

La CE sigue analizando la legalidad de las expulsiones de gitanos en Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea aseguró hoy que sigue adelante en su análisis de la legalidad de las expulsiones de gitanos en Francia, al día siguiente de una tensa cumbre en la que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el de la CE, José Manuel Durão Barroso, se enfrentaron por la cuestión.

La portavoz jefe de la CE, Pia Ahrenkilde, no quiso comentar ninguna de las informaciones ni rumores que se han publicado sobre la polémica de ayer entre Sarkozy y Barroso y se remitió a las palabras de éste en la rueda de prensa final, en las que pidió "dejar atrás" las declaraciones y "centrarse en la sustancia" de los problemas de la minoría gitana.

No obstante, dejó claro que la CE sigue adelante en su análisis de la política francesa de desmantelamiento de campamentos ilegales, para comprobar si infringe o no la legislación europea.

"Ahora toca a la Comisión hacer su trabajo y lo va a hacer. Centrémonos en la sustancia. Como dijimos, el análisis sigue y la Comisión se pronunciará", señaló la portavoz.

El pasado martes, en una rueda de prensa que desató la indignación de las autoridades francesas, la vicepresidenta y comisaria de Justicia, la luxemburguesa Viviane Reding, anunció que Bruselas iba a considerar la apertura de un procedimiento de infracción contra Francia por doble motivo.

Estas dos razones son la supuesta "aplicación discriminatoria" de la directiva sobre libre circulación y la falta de transposición de las garantías materiales y de procedimiento previstas en la citada ley-marco europea.

En esa rueda de prensa, Reding hizo una alusión histórica a la Segunda Guerra Mundial, que Sarkozy y todos los líderes comunitarios consideraron ayer inaceptable y excesiva.

Sobre la sospecha de que las autoridades francesas expulsaban a los gitanos porque pertenecen a una minoría étnica y no porque algunos hayan cometido delitos, la comisaria dijo literalmente: "Pensaba que Europa no volvería a ser testigo de este tipo de situaciones desde la Segunda Guerra Mundial".

La portavoz comunitaria evitó hacer comentarios sobre los rumores de que Sarkozy había amenazado con no acudir a la cumbre si Reding no retiraba sus palabras, lo que hizo la comisaria la noche antes del encuentro entre los gobernantes europeos.

"En la Unión no nos amenazamos", se limitó a decir Ahrenkilde.