Público
Público

La CE y el BCE enviarán una misión a Madrid para supervisar el plan de ajuste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Técnicos de la Comisión Europea (CE) y del Banco Central Europeo (BCE) viajarán a Madrid en las próximas semanas para supervisar el cumplimiento del plan de ajuste fiscal español y la agenda de reformas económicas, informaron hoy a Efe fuentes comunitarias.

El envío de la misión está relacionado con el acuerdo alcanzado durante la última cumbre de líderes europeos, el 4 de febrero pasado, para incrementar la vigilancia sobre los países sometidos a presiones del mercado, en referencia a España y Portugal, aunque el documento de conclusiones no los citaba expresamente.

Las fuentes explicaron que aún no se ha fijado fecha para el envío de la misión, pero que ésta deberá organizarse antes del 24 de marzo, cuando comenzará en Bruselas la próxima cumbre de líderes de la UE, que son quienes encomendaron a la CE y el BCE el informe sobre la puesta en práctica de las reformas en España y Portugal.

El equipo enviado a Madrid estará compuesto por funcionarios del Ejecutivo comunitario y del Banco Central Europeo, que permanecerán "dos o tres días" trabajando con el Ministerio de Economía español, al igual que ha ocurrido con la misión enviada a Portugal esta semana.

Las fuentes comunitarias restaron importancia al envío de este grupo de expertos, ya que no hay elementos adicionales de preocupación sobre la situación de estos dos países, y recordaron que la CE envía de manera habitual misiones sobre el terreno a los estados que están inmersos en procedimientos por déficit excesivo.

Desde el surgimiento de la crisis de la deuda soberana en la Eurozona, Portugal y España han estado en el punto de mira de los inversores, aunque los sucesivos rumores sobre rescates de estos dos países no se han cumplido por el momento.

En mayo pasado, los estados miembros de la zona euro pidieron a España y Portugal que fueran más allá en sus programas nacionales de consolidación y reformas económicas para evitar un contagio de la crisis de la deuda, que ya había motivado por entonces el rescate de Grecia y que después provocaría el de Irlanda.

A raíz de esta petición, tanto Portugal como España adoptaron sendos programas de ajuste fiscal y reformas económicas, que son los que ahora serán supervisados por la misión de la CE y el BCE.