Público
Público

Celebran la liturgia divina antes de dar sepultura al patriarca Alexis II

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una liturgia divina se celebra esta mañana en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, donde se encuentra la capilla ardiente del patriarca ortodoxo ruso, Alexis II, fallecido el pasado viernes a los 79 años de edad.

El servicio religioso lo oficia el metropolita Kiril de Smolensk y Kaliningrado, elegido lugarteniente del Patriarcado, en presencia de miembros del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, obispos, dirigentes de los grandes monasterios y representantes del Gobierno.

También asisten a la liturgia el patriarca ortodoxo de Constantinopla, Bartolomeo I, líderes ortodoxos de Bielorrusia, Moldavia, Serbia y Georgia, representantes del Vaticano, de la Iglesia Anglicana y de las iglesias protestantes de varios países, así como dirigentes musulmanes y de otros credos.

En el templo mayor de la Iglesia Ortodoxa Rusa se encuentran, entre otros, la jefa de la Casa Imperial rusa, la Gran Duquesa María Románova, residente en España, y el cardenal Walter Kasper, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

Según la policía, unas 82.000 personas acudieron el fin de semana y el lunes a la Catedral de Cristo Salvador para dar el último adiós al Patriarca de los ortodoxos rusos.

Poco antes del mediodía, se oficiará una misa de cuerpo presente, tras lo cual el féretro con los restos del difunto patriarca será trasladado a la Catedral de la Epifanía Yelojovski, donde Alexis II recibirá sepultura de acuerdo con su testamento.

En esta catedral, donde Alexis II ejerció durante años su labor episcopal, descansan las reliquias de su patrón celestial San Alexis y también están enterrados dos de sus antecesores, los patriarcas Alexis I y Sergio Stragorodski.

Se espera que al sepelio del máximo jerarca de la iglesia asistan el presidente ruso, Dmitri Medvédev, y el primer ministro, Vladímir Putin, así como dirigentes de varios países vecinos.

El fallecido líder de los ortodoxos rusos, que sucedió al frente de la iglesia a Pímen I en junio de 1990, un año antes de la caída de la URSS, fue el primer Patriarca ortodoxo elegido por voto secreto y no designado por los dirigentes soviéticos.

El miércoles, el Santo Sínodo se reunirá nuevamente para fijar la fecha en la que tendrá lugar el Concilio Local, que deberá elegir al decimosexto Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa.