Público
Público

El celo regulador de EEUU aumentará por escándalos financieros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los expertos dicen que habrá regulaciones más estrictas e investigaciones más agresivas en 2010, tras el año de los fraudes financieros piramidales, porque los responsables de Estados Unidos tienen que responder de sus fallos anteriores.

El enorme fraude del financiero Bernard Madoff, de 65.000 millones de dólares, acaparó la mayor parte de los titulares de 2009, pero otras tramas -que pagaron a los primeros inversores con el dinero de nuevas víctimas- salieron a la luz, porque la recesión interrumpió el flujo de dinero fresco y la conciencia aumentó a la luz del caso Madoff.

A medida que se acerca el 2010, los reguladores y fiscales trabajan en descubrir y perseguir más estafadores, mientras que los legisladores buscan cerrar brechas legislativas en las regulaciones y dar a los funcionarios más recursos para hacer cumplir la ley.

John Coffee, un profesor de leyes de la Universidad de Columbia, dijo que la Comisión de Valores (SEC) se ha vuelto una agencia significativamente más fuerte en 2009, y que probablemente emita muchos más escritos criminales el año próximo.

"La breve era de la regulación laxa aparentemente ha terminado", dijo Coffee.

Los fraudes piramidales descubiertos por la SEC en 2009 incluyeron uno contra el financiero texano Allen Stanford, a quien se acusa de ser el autor intelectual de un fraude de 7.000 millones de dólares a través de su banco en el paraíso fiscal de la isla caribeña de Antigua.

Stanford fue acusado también de cargos criminales de los que se declara inocente.

El ex presidente de la SEC, Harvey Pitt, quien encabezó la agencia desde 2001 a 2003, dijo que las estafas mostraron los fallos del sistema de regulación en la provisión de comprobaciones y balances necesarios para determinar malversaciones financieras y anticiparlas.

"Creo que este ha sido un año increíblemente difícil", dijo a Reuters Television. "Hemos visto muchos escándalos financieros, una gran cantidad de malversaciones, una crisis económica y ahora una presión concertada para una reforma regulatoria significativa", añadió Pitt.

Coffee dijo que los casos civiles y criminales que están en marcha resultarán en condenas monetarias en 2010, pero probablemente involucren a "personas en el extremo inferior de la cadena alimenticia".

Se espera que el Congreso apruebe nuevas leyes a comienzos de 2010 para reestructurar el sistema de regulación financiera, y que otorgue a la SEC y a otras agencias de supervisión más recursos y poder para vigilar los rincones opacos de los mercados financieros.

"Diría que habrá nuevas personas, más dinero y una sensación de urgencia sobre la necesidad de proyectar una fuerte vigilancia, aunque sea sólo para incrementar y restaurar las confianza en los mercados", dijo David Martin, un abogado de valores de Covington & Burling.