Público
Público

La cementera de FCC pacta con los sindicatos un ERE temporal para casi toda su plantilla

Cementos Portland pacta un ajuste de plantilla después de que a lo largo del último año acordara cuatro expedientes de extinción que, en conjunto, afectaron a 1.050 trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cementos Portland, la filial cementera del grupo FCC,  ha alcanzado este miércoles con los sindicatos un acuerdo para aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal para 620 trabajadores, casi toda la plantilla de 638 empleados con que actualmente cuentan las fábricas de la compañía, según informaron fuentes de CCOO.

El expediente afectará un máximo de 180 días a cada trabajador hasta diciembre de 2014, y su aplicación será rotatoria, de forma que se irá aplicando paulatinamiente en cada una de las siete fábricas de cementos que la empresa tiene operativas en España en función de sus necesidades de producción.

Cementos Portland pacta este ERE temporal después de que a lo largo del último año acordara cuatro ajustes de extinción que, en conjunto, afectaron a 1.050 trabajadores de los distintos negocios de la empresa y a su personal administrativo. A ellos se suman los dos recortes de plantilla aprobados también en los últimos meses en FCC, uno en el negocio de construcción en España y otro en los servicios centrales, que en conjunto incluyeron casi un millar de empleados.

En virtud del acuerdo, alcanzado esta madrugada, los empleados de Cementos Portland afectados por el ERE temporal percibirán un complemento equivalente al 70% de la retribución neta fija y un 30% de la variable. Asimismo, contarán con el 80% de las pagas y el 100% de las vacaciones, según detallaron  las fuentes de CCOO.

La filial cementera del grupo que controla Esther Koplowitz ya avanzó el pasado mes de junio la necesidad de plantear un ERE temporal para los trabajadores de las fábricas de cemento ante el continuo descenso de la demanda de este material de construcción. El consumo de cemento cayó un 22% en los nueve primeros meses del ejercicio, con lo que siguió así profundizando en los descensos que registra desde el inicio de la crisis, por lo que al cierre de 2012 ya acumulaba una contracción del 70%, derivada del parón de la obra civil y del desplome en la construcción de nuevas viviendas.