Público
Público

Un centenar de farmacéuticos habla del problema sumamente grave en muchas de las oficinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un centenar de farmacéuticos de Castilla-La Mancha se han concentrado hoy en Toledo para pedir una solución que garantice la viabilidad de las farmacias, ante la situación "sumamente grave" de muchas oficinas, sobre todo del ámbito rural donde están ya "prácticamente sin existencias".

La concentración, en la que han participado fundamentalmente farmacéuticos toledanos -ataviados en buena parte con una bata blanca-, ha tenido lugar en la Plaza de Zocodover, donde han reclamado una solución a la deuda que mantiene con ellos la Junta de Comunidades, que en enero superará los 230 millones de euros.

Federico Aguado, uno de los concentrados, ha advertido que hasta ahora los ciudadano no han recibido información de la dimensión del problema, que es "sumamente grave", sobre todo en el ámbito rural, donde "las farmacias ya están prácticamente sin existencias".

El único ingreso que tiene el farmacéutico en el ámbito rural es de la venta de medicamentos mediante la receta de la Seguridad Social "y si lleva desde junio sin recibir el importe de la receta no solamente no puede tener medicamento sino que tiene dificultades para comprarlos", ha apuntado.

Esta circunstancia, "al final repercute en que el ciudadano no encuentre la medicación, tiene que esperar a que se la den y se ha perdido una atención farmacéutica que era de máxima calidad hasta este momento", ha añadido.

Si la población no ha percibido de momento ese déficit es "gracias al esfuerzo que están haciendo los farmacéuticos en Castilla-La Mancha y en otras comunidades", ha subrayado Aguado, quien ha añadido: "queremos que la población se de cuenta de la gravedad de una situación que se va deteriorando día a día y mes a mes".

Los problemas no sólo son de abastecimiento sino a los propios empleados de las oficinas, puesto que "ya ha habido reducción de horarios y jornadas en todas las farmacias", ha señalado Monserrat Muñoz, titular de una farmacia en Alcaudete de la Jara (Toledo).

"Quien estaba a jornada completa está a media jornada, no se han renovado los contratos" y ha habido algunos despidos, ha apuntado Muñoz, que ha denunciado que las cantidades que se han ido pagando son insuficientes, puesto que en el mes de octubre se completó el pago de la mensualidad de mayo y en el mes de noviembre han pagado el 25 por ciento de junio.

"Estamos a 13 de noviembre y nosotros continuamos pagando a nuestros proveedores y a nuestros empleados y todo lo estamos haciendo a través de créditos personales que ya están pedidos desde el mes de agosto", ha expuesto.

En este contexto, tanto Muñoz como Aguado han considerado convenio que firmaron a principios de noviembre los colegios de farmacéuticos de Toledo y Albacete con la entidad Globalcaja, es insuficiente para atender a todos los profesionales de la región.

Se trata de un crédito solidario de 40 millones de euros, "que prácticamente no cubre ni una mensualidad de todos los colegios", ha comentado Muñoz, quien ha recordado: "la deuda que se espera tener en enero supera los 230 millones".

En cualquier caso, ha considerado: "el crédito no es la solución, hay que devolverlo, hay que pagar los intereses y siguen sin ingresar dinero, desde el mes de junio no ingreso dinero para pagar todo eso, yo mi crédito me lo estoy comiendo pagando los intereses".

Aguado ha coincidido en la apreciación y ha advertido: "la solución de los 40 millones ni tan siquiera va a cubrir el cien por cien de esos compañeros que no tienen solución".

Según Aguado, se planteaba que la operación tuviera un importe de 360 millones de euros, porque la formalizada "ni cubre a la totalidad de los farmacéuticos, ni tan siquiera va a cubrir la totalidad de la deuda de aquellos farmacéuticos que están en tal situación que ni los bancos les pueden prestar dinero".

"El problema es que se ha quedado reducido a 40 millones que es el 10 por ciento de la deuda que tendremos a final de año y que la propia Administración ha reconocido que no nos la van a abonar", ha agregado.

Por eso reclaman "una solución que nos permita seguir funcionando de manera razonable", porque ahora sólo cuentan "con un convenio de 40 millones, que va a permitir que tengan algo de liquidez algunos compañeros que están en una situación muy crítica".