Público
Público

Un centenar de futbolistas se escapa de la subida

La mitad de los acogidos a la ley Beckham cobra más 600.000

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un centenar de futbolista extranjeros de la Liga BBVA cobran más de 600.000 euros al año. Es decir, que si la modificación tributaria aprobada el martes en el Congreso, hubiera estado en vigor en el momento de su fichaje se lo habrían tenido que pensar dos veces antes de firmar. Porque en vez de tributar por un 23% durante sus primeros cinco años de estancia, lo habrían tenido que hacer por el 43%. O sea, como los futbolistas españoles. En eso consiste el cambio de la ley que afectará a todos los contratos que se firmen a partir del 1 de enero por más de 600.000 euros anuales.

La llamada ley Beckham, creada para atraer talentos al país y que entró en vigor en 2004, permitía pagar sólo un 23% de impuestos durante los cinco primeros años a los extranjeros que trabajasen en España y cobrasen más de 54.000 euros anuales. La ley se mantiene, pero con techo. Además, tampoco se pueden acoger al beneficio fiscal los jugadores que hayan estado viviendo en España en los diez años anteriores a la firma de su nuevo contrato.

La barrera de los 600.000 euros anuales no la sobrepasan sólo estrellas de Primera División. También existen jugadores de la Liga Adelante con esos emolumentos. De la misma manera, al menos 14 jugadores de la ACB y Rutenka, en balonmano, llegan a esos topes. Los deportistas sólo pueden cargar hasta un 15% de sus fichas en derechos de imagen, que tienen un tratamiento fiscal distinto.

Sólo dos plantillas de Primera no tienen jugadores con fichas de más de 600.000 euros anuales. Son el Valladolid y el Xerez, equipos cuya política salarial en las últimas temporadas es de extrema contención. En esa misma línea están Tenerife, Sporting, Racing y Almería, conjuntos que cuentan con algún jugador extranjero que sobrepasa los 600.000 euros de sueldo, pero son casos excepcionales.

La medida afectará a las operaciones que se hagan en el futuro

En el siguiente vagón de la Liga BBVA se encontrarían Málaga, Mallorca, Deportivo y Espanyol, que han tratado de recortar nóminas y grandes nombres para cuadrar presupuestos, pero aún tienen algunos casos en sus plantillas de jugadores con sueldos superiores a 600.000. En el resto de los equipos de la Primera, los salarios sobrepasan esas cantidades y, por tanto, de haber fimado su contrato a partir del 1 de enero tendrían que tributar por un 43%.

Pero la medida no tiene carácter retroactivo, luego esos futbolistas no tienen que preocuparse hasta que lleven cinco años con residencia en España. La medida afectará a las operaciones que se hagan en el futuro. Y en realidad, no afecta tanto a los jugadores como a los clubes, ya que son éstos los que suelen soportar las cargas fiscales de sus jugadores. Los agentes exigen firmar en neto.

Por eso, son los clubes los que se han levantado en armas. Los dirigentes se manifiestan contrarios a la nueva norma. Los jugadores españoles, en cambio, aplauden la medida al igualarles a sus compañeros extranjeros.