Público
Público

Un centenar de heridos en la violenta protesta de los empleados textiles bangladesíes por sus salarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de un centenar de personas, entre ellos 20 policías, resultaron heridas hoy en manifestaciones de empleados de la industria textil en contra de la anunciada subida de salarios en el sector, muy por debajo de sus demandas, en una zona industrial cercana a la capital.

Los trabajadores, que se manifestaron en las calles de la localidad de Savar, a unos 25 kilómetros de Dacca, cometieron actos vandálicos y atacaron algunos comercios de la zona y a dos vehículos policiales, según la agencia bangladeshí UNB.

Miles de empleados de una veintena de fábricas bloquearon las carreteras y provocaron grandes atascos de tráfico, y 20 brigadas policiales patrullaron la zona desde primera hora de la mañana.

La concentración de hoy siguió a la de ayer, donde también miles de empleados de la industria textil salieron a la calle contra la anunciada subida de salarios en el sector.

La primera ministra, Sheikh Hasina, acusó hoy a la oposición de instigar a los trabajadores para crear inestabilidad en el país.

El Gobierno anunció el pasado jueves que subiría a 3.000 takkas (unos 43 dólares) el salario mínimo del sector, frente a las 5.000 (72 dólares) demandadas por los sindicatos.

Los nuevos salarios fijados por el Gobierno van desde las 2.500 takkas para un aprendiz, a las 3.000 para un trabajador de base y las 9.300 para el de mayor nivel, lo que supone subidas del 80 al 108 por cien.

El salario mínimo establecido en 2006 es de 1.662,5 takkas (24 dólares), pero la Confederación Internacional de Sindicatos (ITUC) denunció hace mes y medio que la mayoría de los trabajadores bangladeshíes ganaban sólo entre 800 y 950 takkas (entre 13 y 15 dólares), lo que los convertía en los peor pagados del mundo.

El sector textil de Bangladesh, enteramente en manos privadas, emplea a tres millones y medio de personas, o el 40 por ciento de la fuerza de trabajo industrial del país.

Esta industria representa el 80 por ciento de las exportaciones (12.000 millones de dólares en 2009) del país sudasiático, en el que casi la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

Los trabajadores del sector han protagonizado frecuentes protestas violentas en los últimos meses, que paralizan la producción por días enteros, para inquietud de las compañías extranjeras cuyas prendas se fabrican en Bangladesh.