Público
Público

Un centenar de profesores suscribe los planteamientos anti-Bolonia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un centenar de catedráticos, profesores e investigadores de veinticuatro universidades públicas, sobre todo de la Complutense y de la Carlos III de Madrid, ha suscrito "plenamente los planteamientos" anti-Bolonia, en un manifiesto en el que apoya la convocatoria de movilizaciones y huelga para hoy en varias ciudades.

El filósofo Fernando Fernández Savater es uno de los once catedráticos firmantes de esta declaración de apoyo a los estudiantes anti-Bolonia, que ha sido incorporada en la página web de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y en la que se respaldan los actos convocados por los estudiantes para protestar por la actual reforma universitaria.

"La sociedad española debe saber que somos muchos los profesores e investigadores que, quizá no tan generosos, quizá no tan valientes, y desde luego mucho menos eficaces que estos estudiantes, suscribimos plenamente sus planteamientos".

Así se manifiesta en el texto de esta declaración, cuyos firmantes proceden de universidades de Madrid (siete), Cataluña (tres), Comunidad Valenciana (dos) y Galicia (dos), así como de la Universidad de Valladolid, de la del País Vasco, Murcia, Oviedo, Castilla-La Mancha, Jaén, La Laguna (Tenerife), Baleares, Extremadura y Zaragoza.

Este colectivo considera "un espectáculo bochornoso" la respuesta institucional que se ha dado a los estudiantes contrarios a los principios y al modo de implantación de la actual reforma universitaria.

"La sociedad española debe saber que, lejos de tratarse de energúmenos antisistema o desinformados adolescentes, los estudiantes del llamado movimiento anti-Bolonia son, en este momento, los únicos miembros de la comunidad universitaria con la lucidez, la responsabilidad, el coraje y la generosidad suficientes para defender inflexiblemente (...) el concepto mismo y las condiciones de existencia de un verdadero sistema de enseñanza superior".

Según los firmantes, son "los únicos interesados, al parecer, en la supervivencia y la ratificación de una institución que conserve de 'Universidad' algo más que el nombre, y que permanezca ligada a los ideales de la Ilustración por algo distinto de la propaganda".

"Lo hacen en un país y en un mundo incapaz de entender y respetar una actividad como el estudio, en un país y en un mundo que desprecia la idea misma de una búsqueda desinteresada de la verdad, que ignora, en general, todo lo que una larga tradición llamó teoría, y que apela al 'interés de la sociedad' para socavar las bases humanistas y los logros institucionales del concepto político de igualdad".

Según la declaración, "si los estudiantes son derrotados en su defensa de la Universidad pública, quisiéramos que se nos considerara derrotados con ellos".