Público
Público

El Centro Niemeyer, "perplejo" ante la acusación de la consejería de Cultura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Centro Niemeyer ha expresado su "perplejidad y estupefacción" por la acusación de irregularidades contables hecha por la consejería asturiana de Cultura y ha afirmado que las facturas que ésta echa en falta se guardan en las oficinas de su fundación, que es "el lugar en el que tienen que estar".

En un comunicado, el Centro Niemeyer ha afirmado haber superado satisfactoriamente las continuas auditorías y ha señalado que en reiteradas ocasiones ha ofrecido a la consejería todas las informaciones necesarias, sin obtener respuesta.

"Las cuentas de la Fundación, que alcanzan unas cifras muy modestas, están sometidas a continuas auditorías y han superado con plena satisfacción todas ellas", ha recalcado el Centro Niemeyer.

Asimismo, este organismo ha indicado que todos los justificantes que la Consejería reclama en su nota están en las oficinas de la Fundación, "que es el lugar en el que tienen que estar archivadas".

La Fundación ha explicado que la Consejería de Cultura ha intentado hoy forzar una reunión del Patronato absolutamente ilegal, a la que solo consiguió que acudieran los afiliados de su partido (Foro Asturias).

Por tanto, según el Centro Niemeyer, el comunicado de Cultura "debe entenderse en ese contexto, con la idea de desprestigiar el trabajo realizado de forma independiente".

La Fundación ha apuntado que la suya "es una institución cultural que, con el presupuesto más bajo de las grandes infraestructuras culturales españolas (apenas algo más de 900.000 euros el año pasado), ha conseguido transformar una ciudad (Avilés), cuadruplicar su número de turistas y ser un revulsivo de la economía regional".

El Centro Niemeyer ha recordado que cuenta sólo con cuatro empleados fijos y que la aportación de la consejería de Cultura a su presupuesto apenas supera el 20 por ciento del total.

El coste de su construcción fue de 44 millones de euros, un patrimonio que ya se ha revalorizado ampliamente y que es propiedad del Principado de Asturias.

"La Fundación simplemente gestiona el Centro con el modestísimo presupuesto antes indicado", subrayan sus responsables, además de resaltar que "informaciones como la ofrecida hoy por la Consejería de Cultura solo consiguen dañar la imagen y el prestigio de una institución cultural que es ya un referente en todo el mundo".