Publicado: 23.11.2014 00:00 |Actualizado: 23.11.2014 00:00

Un centro de salud sin ventanas y con los cubos de basura a reventar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ventilación insuficiente. Servicio de limpieza de sólo cinco horas diarias. Bolsas de basura que se vacían, pero que no se cambian. Y pequeñas filtraciones de agua. Estas son algunas de las características del centro de salud Avenida de Aragón de Madrid, dependiente de la Comunidad.

Algunos de sus trabajadores denuncian las condiciones "anti-higiénicas" en las que se ven obligados a pasar consulta porque el servicio de limpieza, aseguran, se reduce a una trabajadora que acude todos los días al centro, pero sólo de 12.00 a 17.30 horas. "Los deshechos de las curas que se realizan después de esa hora se quedan en la bolsa de basura hasta el día siguiente", protesta una enfermera que prefiere mantener el anonimato.

A veces, esas bolsas ni siquiera se cambian, sólo se vacían. "Trabajamos en unas condiciones pésimas, para nosotros y también para los usuarios", denuncia la misma enfermera. "Hemos estado tres semanas con el baño roto, el aire acondicionado se estropeó a finales de agosto y aún no han venido a  arreglarlo, y en la mitad de consultas no hay agua caliente", protesta.

Las paredes del centro, ubicado en la calle Alcalá, 425, están sucias y el mobiliario es viejo. En las consultas, donde "apenas hay espacio para hacer curas" —denuncia la enfermera— el material médico se guarda en estanterías hechas con cajas de cartón. La sala de extracciones, además, hace las veces de sala de reuniones y desayuno.

Y para acabarlo de rematar, el centro no tiene ventanas. Las salas para las consultas médicas son compartimentos estancos que no se pueden ventilar. 

Fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid niegan la mayor y afirman que "la limpieza general del centro de salud es buena" y que la Agencia de Atención Primaria sólo ha recibido dos quejas por el retraso en la recogida de dos tóners de impresora.

 La consejería reconoce que se produjeron "problemas puntuales" el año pasado por "filtraciones de agua" debido a que el local del centro se encuentra "alojado en el bajo de un edificio de viviendas". Los trabajadores cuentan que cuando llueve, el agua se filtra a las consultas, con el riesgo que supone que se mojen los cables de los ordenadores y las impresoras.

Aun así, las mismas fuentes de la consejería que dirige Javier Rodríguez afirman que la Agencia de Atención Primaria está actualmente "analizando las necesidades de las instalaciones de éste y otros centros" para "estudiar reparaciones" que podrían "concretarse a finales de año".

Según el personal médico, el edificio del centro de salud Avenida de Aragón es el único que no es propiedad de la Administración; un dato que la Consejería de Sanidad, sin embargo, no ha confirmado a Público.

Imagen del techo del centro de salud que evidencia los problemas de humedad. A.F.

El material de trabajo se almacena en cajas de cartón que hacen las veces de estanterías. J. V.

Imagen del techo del centro de salud. A. F.