Público
Público

Cerca de 10.000 familias madrileñas no pueden pagar la educación infantil de sus hijos

Sindicatos y asociaciones de padres denuncian que la subida de las tasas "deja en casa" a los niños de los hogares más desfavorecidos y acusan a Figar de "desmantelar la escuela pública y financiar indirectamente la

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hoy empieza el plazo para solicitar matrícula en los centros de Educación Infantil de la Comunidad de Madrid para el curso 2013-204. Muchos padres pedirán plaza aunque aún no saben cuánto les va a costar. El año pasado, entre el 50% y el 60% de las familias con hijos escolarizados renunciaron a la plaza que se les había adjudicado antes de empezar el curso y también una vez comenzado. Un 35% se vieron obligadas a hacerlo cuando, en julio, conocieron el precio de la plaza. El motivo: el aumento de las tasas y la retirada de las becas de comedor y material escolar.

La cuota media para escolarizar a un niño de 1 a 2 años en la red pública es de 250 euros al mes. 60 euros más si se trata de un bebé. Las listas de espera en los centros públicos (20.000 niños en junio) se agotaron en octubre debido a las renuncias de cerca de 10.000 familias. 'La Comunidad de Madrid está marginando a los hogares que menos tienen y atacando a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, que son los niños', ha afirmado la presidenta de la Junta de Portavoces de Educación Infantil Pública de 0 a 6 años, Carmen Ferrero.

Los sindicatos y las asociaciones de padres insisten en que esta subida de tasas no es una medida coyuntural provocada por la crisis económica, sino que se trata de un 'cambio de modelo ideológico y político para desmantelar la escuela pública y seguir subvencionando de forma indirecta la enseñanza privada', ha señalado Virginia Fernández, de FETE-UGT. 'Figar gobernaría igual si no estuviéramos en crisis', ha añadido.

Un ejemplo de ello es que la consejería sigue ofreciendo cheques guardería de entre 90 y 150 euros mensuales a las familias que escolarizan a sus hijos en un centro infantil privado. Antes, la escuela pública tenía que certificar que no tenía plazas y sólo así la consejería entregaba el cheque a la familia que se veía obligada a escolarizar a sus hijos en la escuela privada. 'Ahora, que han desaparecido las listas de espera, la consejería sigue dando estos cheques, está financiando indirectamente la enseñanza privada', ha señalado Blanca Azanza, presidenta de la Asociación Madrileña de Escuelas Infantiles de Gestión Indirecta (AMEIGI), que ha reclamado a la consejería que invierta los 34 millones de euros de esta partida a las escuelas públicas. 'Supondría llevar a cabo el abaratamiento de las cuotas, lo que permitiría a miles de familias no tener que renunciar a las escolarización de sus hijos por su elevado coste', señalan los sindicatos y las asociaciones de padres. 

La estrategia de la consejería responde, según el portavoz de la Federación de Asociaciones de Psdres y Madres Francisco Giner de los Ríos, José Luis Pazos, a que el PP 'entiende que la educación de 0 a 3 años es asistencial y no educativa, que los centros de educación infantil son guarderías para aparcar a los niños mientras los padres trabajan y por tanto, si no trabajan, no tienen derecho a plaza'.

Pazos ha destacado también que Figar está 'expulsando de los centros públicos de gestión privada a las cooperativas para meter a empresas que buscan lucrarse'. De los 225.000 niños de 0 a 3 años que hay en la Comunidad de Madrid, la red pública sólo cubre al 25% y de ese porcentaje, sólo el 5% son centros de gestión directa, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Isabel Galvín, de CCOO, ha alertado de que la Comunidad de Madrid se encuentra en una 'situación de emergencia educativa' y ha recordado que en el año 2000, la escolarización de 0 a 3 años se situaba seis puntos por encima de la media y hoy, está tres puntos por debajo de la media. 'La Comunidad se carga lo que funciona para experimentar con ocurrencias que dejan a la ciudadanía completamente desarmada. Pierdes el trabajo, la casa y luego no puedes mandar a tus hijos a la escuela. Aquí si caes, caes hasta el fondo', ha aseverado.