Publicado: 28.03.2014 07:35 |Actualizado: 28.03.2014 07:35

Cerca de 800 subsaharianos intentan saltar la valla de Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cerca de 800 inmigrantes de origen subsahariano han intentado este viernes entrar en Melilla en distintos grupos, algunos de los cuales se han encaramado a la valla desde donde lanzaban gritos como "¡España, España!" o "¡libertad!". Según fuentes policiales, desde las 06.00 horas se han producido varias tentativas de salto a la valla por distintas partes del perímetro.

Se calcula que unos 400 inmigrantes lo han intentado por una zona, situada entre Villa Pilar y el CETI, mientras que otros 300 lo han intentado también por las inmediaciones del paso fronterizo de Beni Enzar. Las cifras de los que lo han intentado son estimadas, a la espera de cotejar los datos con las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del perímetro, según las fuentes. Se desconoce también el número exacto de inmigrantes que han conseguido acceder a Melilla, aunque la Delegación considera que no sobrepasa la decena.

En cuanto a los que se han subido a la valla, lo han hecho en dos zonas, en Beni Enzar, donde había dos grupos encaramados de ocho inmigrantes y 15 inmigrantes, aproximadamente, y junto al cementerio musulmán, donde se ha subido otra veintena. Algunos de los que se encontraban en Beni Enzar ya han bajado del vallado, mientras que otros permanecen subidos desde hace más de dos horas.

Desde lo alto de la valla, han lanzado gritos como el tradicional "bosa, bosa", una proclama que pronuncian cada vez que entran en Melilla y que tiene un significado de victoria.

En el otro lado, junto al campo de golf de Melilla, un centenar de subsaharianos, acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), tuvo que ser dispersado por las fuerzas de seguridad al salir a "tropel" del centro, en dirección a la valla, jaleando a los que se encontraban encaramados en ella.

De los inmigrantes que han logrado acceder a Melilla solamente cuatro se han dirigido al CETI, dos de los cuales presentaban contusiones y lesiones leves por las que han sido atendidos en Urgencias del Hospital Comarcal. No hay constancia de ningún herido entre las fuerzas y cuerpos de seguridad actuantes en el control de la frontera, según la Delegación.

Un inmigrante de origen subsahariano encaramado desde esta mañana en lo alto de una farola situada junto a la valla de Melilla se ha bajado voluntariamente tras permanecer varias horas sobre este equipamiento urbano.

Según fuentes policiales, el inmigrante ha descendido por sus propios medios poco antes de las 12.00 horas, siendo atendido por miembros de Cruz Roja al pie del poste, aunque su estado de salud es bueno.

El joven subsahariano permanecía a una altura de unos 10 metros y se negaba a bajar, a pesar de que el poste en el que se encontraba está situado en territorio español.

Agentes de la Guardia Civil habían insistido en que depusiera su actitud, algo a lo que finalmente ha accedido tras varias horas subido al poste.

Incluso, hasta el lugar en el que se encontraba se había desplazado vehículo Uro Vamtac, utilizado habitualmente por los GEOS para operaciones en altura, y que está siendo utilizado por la Policía Nacional para sus despliegues en el perímetro fronterizo, como refuerzo de la Guardia Civil.