Público
Público

El cerebro de los hermanos arrojaría claves sobre las adicciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Kate Kelland

Las personas adictas a las drogasy sus hermanos no adictos comparten ciertos patrones cerebralesanormales, lo que sugiere que la susceptibilidad a lasadicciones es hereditaria pero también que esa herencia es unobstáculo que se puede superar, señalaron científicos.

Investigadores que escanearon los cerebros de 50 pares dehermanos y hermanas de los cuales sólo uno de ellos era adicto ala cocaína hallaron que ambos hermanos tenían anormalidadescerebrales que les hacían más difícil ejercitar el autocontrol.

Los hallazgos aumentan la comprensión de por qué algunaspersonas con antecedentes familiares de abuso de drogas correnmás riesgo de ser adictas que otras, y podría llevar aldesarrollo de nuevos tratamientos para ayudar a los másvulnerables a aprender cómo tomar control de la situación antesde que se vuelva adictiva.

"Si pudiésemos echar mano a lo que hace a los parientes noafectados de los adictos resistentes podríamos evitar que muchasadicciones se instalen", dijo Paul Keedwell, psiquiatra de laCardiff University en Gran Bretaña, quien no participó de lainvestigación pero se sintió alentado por los resultados.

Si bien es difícil reunir buena información sobre lasadicciones dado que muchos consumidores de drogas y alcohólicosviven al margen de la sociedad, la Organización Mundial de laSalud (OMS) estima que al menos 15,3 millones de personas en elmundo tienen un trastorno relacionado con el uso de drogas.

Según la OMS, por lo menos 148 países informan problemas conel abuso de drogas inyectables.

Un estudio publicado en enero en la revista médica TheLancet indicó que unos 200 millones de personas consumen drogasilícitas en el mundo cada año, y que el uso de estas sustanciasprohibidas es mayor en los países ricos.

Las adicciones perjudiciales para la salud pueden ademásvariar desde el consumo de narcóticos y medicamentos de ventabajo receta hasta sustancias legales como cigarrillos y alcoholy factores de estilo de vida como comer en exceso o jugarcompulsivamente.

Los científicos ya han observado antes diferenciascerebrales en los adictos a las drogas, pero hasta ahora noestaban seguros de si esas diferencias existían antes delconsumo de drogas o eran un resultado de la adicción.

Karen Ersche, del Instituto de Neurociencia Clínica yConductual de la Cambridge University, dirigió un equipo deinvestigadores que se acercaron al problema a través del estudiode pares de hermanos biológicos -uno adicto y otro sinantecedentes de abuso crónico de alcohol o drogas- y comparó suscerebros con los de otras personas saludables.

Los resultados, publicados en la revista Science, mostraronque ambos hermanos -adictos y no adictos- compartían la mismaanormalidad en partes del cerebro relacionadas con el control dela conducta, las cuales se conocen como sistemasfronto-estriatales.

"Se sabe desde hace mucho que no todos los que consumendrogas se vuelven adictos, y que las personas en riesgo desufrir dependencia de las drogas suelen tener déficits en elautocontrol", dijo Ersche.

"Nuestros hallazgos ahora arrojan luz sobre por qué elriesgo de volverse adicto a las drogas es mayor en las personascon antecedentes familiares (de abuso de sustancias): partes desus cerebros ligadas a la capacidad de autocontrol funcionan demanera menos eficiente", agregó.

Ersche señaló que el próximo paso será explorar cómo loshermanos que no consumen drogas logran superar esa anormalidadcerebral, para que los científicos puedan comprender mejor quélos protege del abuso de sustancias.

Encontrar esa llave podría brindar indicios vitales para eldesarrollo de terapias más efectivas contras las adicciones.