Público
Público

Cerebro niños autistas reacciona con más lentitud a los sonidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Andrew Stern

Los cerebros de los niños autistasreaccionan a los sonidos una fracción de segundo más tarde quelos de los chicos normales, lo que explicaría los problemas decomunicación asociados con el autismo, informaron el lunesinvestigadores.

"Lo que esto hace es brindar fuerte evidencia que respaldala teoría emergente de que el autismo es un problema deconectividad en el cerebro", dijo Timothy Roberts, vicepresidente de investigación del Departamento de Radiología delHospital de Niños de Filadelfia.

Roberts y sus colegas hicieron que 30 niños autistas de 6 a15 años escucharan una serie de sonidos y sílabas mientrascontrolaban los pequeños campos magnéticos producidos por losimpulsos eléctricos del cerebro.

La prueba empleó una técnica, llamada magnetoencefalografía(MEG), en la cual se usa un dispositivo similar a un casco paradetectar y localizar la actividad cerebral.

Roberts dijo en una entrevista telefónica que sólo existenalrededor de 100 dispositivos que pueden monitorear lospequeños campos magnéticos.

En comparación con la respuesta en una décima de segundoregistrada en los niños normales durante el estudio, loscerebros de los chicos autistas eran entre un 20 y un 50 porciento más lentos para reaccionar.

Dado que decir una sílaba de una palabra multisilábicallevaría menos de un cuarto de segundo, Roberts dijo que unademora de un veinteavo de segundo adicional en la respuesta delos cerebros de los niños autistas dañaría la capacidad decomprender.

"Habría un seguimiento anormal del camino o una falta deconectividad en el cerebro", indicó el autor en una entrevistatelefónica. "Sería como una autovía con tránsito, lo quecomplicaría atravesarla", agregó.

"Creemos que esta (demora) es un indicador que podría serusado para estratificar a los pacientes con autismo", dado quela condición incluye un espectro de desórdenes que afligen alas personas en distinto grado, manifestó Roberts.

Exámenes microscópicos del tejido cerebral de personas conautismo demostraron que habría menos conexiones entre suscélulas cerebrales, dijo Roberts, quien presentó sus hallazgosen un encuentro de la Sociedad Radiológica de Norteamérica.

El autismo, que se caracteriza por la dificultad parainteractuar con otros y a veces incluye conductas repetitivas,se produce en alrededor de uno de cada 150 niños, una tasa queha aumentado desde la década de 1980.

Los chicos suelen ser diagnosticados con autismo sólodespués de cumplir 2 años o más y Roberts dijo que espera quelas MEG puedan hacerlo al año, por lo que la terapia podríacomenzar antes y quizá ser controlada para evaluar losresultados sobre el cerebro.