Público
Público

Los cerebros de los amantes de los videojuegos serían diferentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Kate Kelland

Los adolescentes que pasan mucho tiempocon los videojuegos tienen estructuras y niveles de actividaddiferentes en zonas del cerebro ligadas a la recompensa, lo quesugiere que obtienen más del juego que quienes suelen noinvolucrarse en él, revelaron científicos.

En un estudio publicado el martes en la revistaTranslational Psychiatry, expertos analizaron imágenes porresonancia magnética (IRM) de más de 150 chicos de 14 años quejugaban videojuegos de forma moderada o en exceso, y hallaronque los jugadores frecuentes tenían un mayor volumen de materiagris en una parte clave de sus cerebros.

Estudios previos demostraron una relación entre el estriadoventral vinculado a la dopamina, una estructura del sistema derecompensa del cerebro, y los jugadores de videojuegos o juegospor computadora, aunque ésta es la primera investigación queobserva la estructura y volumen cerebral.

"Estos resultados demuestran que el estriado ventral juegaun papel importante en el uso excesivo de videojuegos ycontribuye a nuestra comprensión de la adicción conductual",escribieron en su estudio Simone Kuehn, de la Universidad Ghentde Bélgica, y Juergen Gallinat, de la Universidad de Medicinade Alemania.

El uso de videojuegos se ha vuelto muy popular en losúltimos años, sobre todo entre los adolescentes. El uso semanalpromedio en este experimento era de alrededor de 12 horas.

Actualmente existe el debate entre médicos e investigadoressobre si el uso excesivo de videojuegos debería ser reconocidocomo una adicción y considerado como una forma de trastornomental.

Si bien los investigadores alemanes hallaron que losamantes de los videojuegos tenían estructuras diferentes en suscerebros comparados con aquellos adolescentes que jugaban conmenos frecuencia, no pudieron decir si eso era la causa de sudeseo de jugar o un cambio que se había producido comoconsecuencia de su hábito.

Henrietta Bowden-Jones, de la división de neurociencia delImperial College de Londres, dijo que los hallazgos eranaltamente relevantes para los médicos porque "cierran un pocomás la brecha" entre los videojuegos y otras adicciones,brindando a los especialistas una mejor comprensión de lasposibles opciones terapéuticas a largo plazo.

"El emocionante próximo paso será determinar, como en otrasadicciones, si las diferencias de volumen son una causa o unefecto de la conducta humana excesiva", indicó la experta en uncomentario sobre el estudio enviado por correo electrónico.

Luke Clark, del departamento de Psicología Experimental dela Cambridge University, dijo que los resultados son "realmenteprovocadores, dado que se trata de un núcleo central en elsistema motivacional y sendero de la dopamina en el cerebro".

"La pregunta crucial (...) es si la diferencia estructurales un cambio causado por el juego frecuente o si lasdiferencias individuales en el sistema predisponen naturalmentea algunas personas a jugar más excesivamente", coincidió.