Público
Público

Uno de los cerebros del atentado de Carrero no tendrá placa en Arrigorriaga

El TSJPV rechaza un recurso del Ayuntamiento contra la retirada de la plaza consistorial de dos placas con el nombre del etarra 'Argala'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha rechazado un recurso del Ayuntamiento de Arrigorriaga en contra de un auto que ordenaba retirar de la plaza consistorial las dos placas con el nombre de Argala, ex dirigente de ETA asesinado en 1978 por el grupo de ultraderecha Batallón Vasco Español.

Argala, natural de este municipio vizcaíno, participó en el atentado en el que murió el almirante Carrero Blanco y, tras ser asesinado, la corporación local de Arrigorriaga puso su nombre a la plaza principal del municipio.

La sentencia, con fecha del 30 de septiembre y difundida hoy por Dignidad y Justicia, considera que la medida cautelar de retirar las citadas placas está justificada por el 'agravio' que supone para las víctimas del terrorismo y porque con su retirada 'el interés municipal no sufre menoscabo relevante'.

El 27 de enero de este año, el Juzgado de lo Contencioso Adminitrativo número 5 de Bilbao emitió un auto en el que ordenaba al Consistorio de Arrigorriaga la retirada cautelar, a petición de Dignidad y Justicia, las dos placas con el nombre de Argala, el apodo del ex dirigente de ETA natural de esta localidad vizcaína José Miguel Beñaran.

El Ayuntamiento de Arrigorriaga cumplió con la medida cautelar y retiró las placas, pero presentó un recurso de apelación ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJPV, que ahora ha rechazado el recurso y ha ratificado dicha medida cautelar.

A juicio del tribunal, el hecho de que la plaza se denomine Argala desde que el pleno del Ayuntamiento así lo determinara en 1979 y que 'incluso se haya podido resolver jurisdiccionalmente muchos años atrás confirmando su colocación' no es argumento suficiente para mantener las placas.

La sentencia destaca que desde que en 1979 el pleno de Arrigorriaga decidiera el nombre de plaza, ha habido un 'cambio normativo, de contexto', materializado en la Ley de Reconocimiento y Reparación a las Víctimas del Terrorismo, aprobada por el Parlamento vasco en 2008.

Dicha ley, recuerda la sala, establece que 'los poderes públicos velarán para que las víctimas sean tratadas con respeto' y 'adoptarán medidas para prevenir y evitar la realización de actos que entrañen homenaje o concesión pública de distinciones a los terroristas'.

En atención a estos argumentos, la Sala confirma la retirada de las citadas placas.