Público
Público

El CERN evalúa como un éxito que circulen haces en dirección opuesta por el HLC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los responsables del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) evaluaron hoy como un gran éxito que ya estén circulando por el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) haces de protones en direcciones opuestas.

"Podemos anunciar con gran entusiasmo que ahora mismo están circulando haces de protones en direcciones opuestas y que lo hacen en condiciones magníficas", señaló en una rueda de prensa Steve Myers, director del LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo.

"Hemos hecho mediciones que normalmente se hacen con aceleradores maduros", agregó Myers.

A última hora del pasado viernes, se lanzaron por el LHC haces de protones en una sola dirección, luego de 14 meses de estar paralizado, a causa de una avería.

La avería se produjo tan sólo nueve días después de que el primer haz de protones diera la vuelta entera al enorme acelerador de 27 km de largo, situado a 100 metros bajo tierra en el cantón de Ginebra, en la frontera franco-suiza.

Tras las reparaciones y mejoras llevadas a cabo en el acelerador durante 14 meses, y tan sólo cuatro días después de la nueva puesta en marcha, se logró que haces de protones circulen con normalidad en direcciones opuestas.

"Es el final de 20 años de esfuerzos, y el principio de otra nueva y fascinante fase", afirmó Fabiola Gianotti, portavoz de Atlas, uno de los cuatro detectores que medirán la información que produzca el acelerador.

"Hemos dado un gran paso, y ha sido un éxito, ahora empieza la segunda parte del viaje", señaló a su vez Tejinder Virdee, portavoz del detector CMS.

A pesar de que los dos haces están circulando en sentido opuesto, por ahora no han chocado ni se espera que lo hagan a corto plazo.

"Primero tenemos que observar cómo circulan, estar seguros de cuál es cuál por si queremos manipularlos, y después ir subiendo la velocidad; queremos proteger la máquina y tener certeza de que el proceso es seguro", señaló Myers.

Conforme se manden más haces, y vaya aumentando la velocidad a la que los protones circulan gracias al acelerador, se podrían producir algunos choques, que de todas formas tampoco revelarían información solvente.

"Vamos a ir paso a paso, vamos a ir haciendo pruebas y comprobando que el LHC funciona, le haremos las modificaciones necesarias, y cuando tengamos confianza en la máquina, entonces haremos las colisiones a alta velocidad", especificó el director general del CERN, Rolf Heuer.

Uno de los principales objetivos del experimento es poder recrear los instantes posteriores al "Big Bang", y obtener información trascendental sobre la creación del Universo.

Asimismo, otro de los retos es poder comprobar empíricamente la teoría estándar de la física, basada en el bosón de Higgs.

La existencia de esa partícula, que debe su nombre al científico que hace 30 años predijo su realidad, se considera indispensable para explicar por qué las partículas elementales tienen masa y por qué las masas son tan diferentes entre si.

Myers especificó que la idea es llevar los haces a una velocidad de 1.2TeV (teraelectrovoltios) en estas semanas y no alcanzar la velocidad de 3.5TeV hasta mediados del año que viene.

Una vez los haces circulen a una velocidad de 3.5TeV, podrían comenzar a surgir los primeros datos que eventualmente podrían revelar nueva información científica.

"Esperamos que a 3.5TeV ya podamos observar algo nuevo, pero es algo que tampoco podemos afirmar con seguridad", afirmó Gianotti.

"Sí, podría ser que a esa velocidad ya se pudieran abrir nuevas ventanas para la ciencia, es lo que todos esperamos, pero no podemos decirlo de forma contundente", agregó Heuer.

Una vez las colisiones se den con éxito a 3.5TeV, se intentarían elevar a 7TeV por haz.

Consultados sobre lo que se puede encontrar, el director general fue tajante: "No lo sabemos, esto es ciencia y dependemos de lo que la naturaleza nos muestre".

"La naturaleza es más elegante que las conjeturas y los apriori de los humanos, dejemos que la naturaleza nos sorprenda", aseguró Gianotti.

En la construcción del LHC se han invertido 12 años de trabajo, 4.000 millones de euros, y el esfuerzo combinado de 7.000 científicos.