Público
Público

Cádiz Cesado un capitán de la Guardia Civil por intentar conducir borracho el coche oficial 

El oficial estaba fuera de servicio e iba armado y con el uniforme . En la Jefatura se le practicó la prueba de la alcoholemia, que dio como resultado 1,04 mg por litro de aire, una tasa muy superior a la permitida, de 0,15.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Momento en el que el Guardia Civil discute con los agentes de la Policía Municipal de Cádiz. | Captuira Youtube

La Guardia Civil ha cesado de sus funciones a un capitán del Grupo Marítimo de Cádiz que intentó conducir su vehículo oficial en evidente estado de embriaguez tras tomar varias consumiciones en un bar.

En su cuenta oficial de Twitter, la Guardia Civil explica que ha abierto expediente por presunta falta grave a este capitán después de que sobre las 22:30 de ayer protagonizara un incidente cuando salía de un bar del barrio de Cerro del Moro de la capital gaditana.

El capitán cesado estaba fuera de servicio, pero vestía su uniforme reglamentario y aparcó su todoterreno oficial a las puertas de este bar sobre la acera.

Tras tomar varias consumiciones en el bar y, con visibles síntomas de embriaguez, salió del local e intentó volver a ponerse al volante del coche oficial.

Algunos vecinos grabaron con sus teléfonos móviles la escena, en la que el capitán llega a caerse al suelo.

Varios vecinos trataron de impedírselo dado su estado e incluso uno de ellos llamó a la Policía Local para advertir de que el Guardia Civil se disponía a coger su vehículo ebrio.

Los agentes acudieron al lugar, identificaron al guardia civil, comprobaron que estaba en estado de embriaguez y le pidieron que les acompañara a la jefatura ya que "se estaba originando un problema de orden público" en la zona, según relata en una nota de prensa la Policía Local de Cádiz.

Lejos de colaborar, el capitán de la Guardia Civil recordaba su graduación a los policías locales, que procedieron a requisarle el arma cautelarmente.

En la Jefatura se le practicó la prueba de la alcoholemia, que dio como resultado 1,04 mg por litro de aire, una tasa muy superior a la permitida, de 0,15.

La Policía Local alertó de los sucedido a la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, cuyo comandante se hizo cargo del capitán y de su arma reglamentaria.

Otros dos agentes de la Guardia Civil se encargaron de retirar el coche oficial aparcado sobre la acera junto al bar en el que se produjo el incidente.

Tras estos hechos la Guardia Civil ha cesado de sus funciones al capitán, según confirma en un tuit en el que recuerda que su código establece que "el honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil" y debe "conservarlo sin mancha". "Una vez perdido no se recobra jamás", añade.