Público
Público

Una cesárea "natural" imita la experiencia del parto vaginal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Joene Hendry

Un procedimiento de parto porcesárea desarrollado en Gran Bretaña utiliza un enfoque"centrado en la mujer" e incorpora muchos aspectos importantesdel parto natural, indicó un nuevo estudio.

"El parto vaginal evolucionó significativamente en lasúltimas dos décadas y ahora se le da mucha importancia a laexperiencia de los padres y al vínculo temprano", dijo elprofesor Nicholas M. Fisk a Reuters Health.

En cambio, la cesárea varió poco, agregó Fisk. El énfasissigue estando en la velocidad y la resucitación, aunque ambosno sean necesarios en las cesáreas sin complicaciones bajoanestesia epidural, en lugar de anestesia general.

Esto hizo que el equipo dirigido por Fisk, del QueenCharlotte's and Chelsea Hospital y del Imperial College deLondres, modificara las prácticas obstétricas, de matronería yanestésicas de la cesárea tradicional "para emular lo mejorposible la experiencia centrada en la mujer del parto vaginal",publicó la revista BJOG.

Esta nueva cesárea "natural" le permite a los padresparticipar de manera proactiva en el procedimiento y observarel nacimiento de su hijo, explicó Fisk, que dirige el Centro deInvestigación Clínica de la University of Queensland, enBrisbane, Australia.

Al inicio del procedimiento, un paño quirúrgico bloquea lavisión de los padres del área de incisión hasta la salida de lacabeza del bebé. Luego, se limpia el área y la pareja de lamujer puede seguir el parto a partir de ese momento.

El obstetra demora el parto de modo que las contraccionesuterinas ayuden a limpiar los pulmones del bebé, "como ocurredurante el parto vaginal", dijo Fisk. Se relajan los hombrosdel niño "y el bebé suele sacar los brazos en un gestoexpansivo".

La mamá puede entonces ver la mitad del bebé recién nacidoy observar el resto del parto. El médico coloca al bebé sobrela madre para fortalecer el vínculo.

Existe la opción de realizar una cesárea tradicionalinmediata para los bebés con estrés inesperado, pero los niñosgeneralmente lloran y se mueven antes de que finalice el parto,agregó Fisk.

El experto señaló también que hubo "muy pocas reaccionesnegativas" entre los padres y que el personal del hospitalaprobó el concepto.

No obstante, el editor de la revista en la que se publicael procedimiento opina que se necesita evaluarlo en ensayosclínicos porque el estudio no incluye datos de resultados oseguridad "que justifiquen el uso generalizado de la técnica".

FUENTE: BJOG: An International Journal of Obstetrics andGynaecolcogy, julio del 2008