Público
Público

El chasco resucita la teoría de la fosa de El Caracolar

Historiadores piden buscar en este paraje y en un pinar próximo al monolito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A principios de la década de 1980, una Comisión de Encuestas de la Diputación de Granada elaboró un informe con un objetivo claro: ubicar los restos de Lorca. El 22 de julio de 1980, tras escuchar a numerosos testigos e investigadores, la Comisión concluyó: 'Con las dudas razonables, el terreno en que puedan estar los restos de García Lorca debe situarse entre el paraje que se viene repitiendo en los testimonios y que se ubica próximo a los olivos y peñascos reiteradamente citados'. Ese enclave incluye la zona donde se ha buscado ahora, sin éxito.

Allí se inauguró, en 1986, el Parque Federico García Lorca, tras los resultados de ese informe. Descartada ahora la zona que ofrecía más indicios, las hipótesis más fundamentadas sobre el paradero de Lorca apuntan a un área de olivos, a unos diez metros a la derecha del enclave ya explorado, así como al paraje de El Caracolar, a 400 metros de la zona.

Existe la sospecha de que el pinar se plantó para ocultar los enterramientos

'Yo pincharía en tres sitios: el primero, sin duda alguna, El Caracolar; dos, a la derecha del monolito en el que han estado buscando, entre el olivo y los chalés, justo en medio del pinar; y tres, en el campo de instrucción de las tropas, antes de llegar a Fuente Grande', explica el periodista e historiador Gabriel Pozo, autor de Lorca, el último paseo.

El hispanista Ian Gibson ha reclamado también que la búsqueda se amplíe a ese mismo pinar del paraje de Fuente Grande, muy próximo al lugar que le indicó en 1966 Manolo El Comunista, supuesto enterrador forzoso del poeta. Existe, incluso, la sospecha de que esos pinos fueron plantados expresamente para ocultar enterramientos. 'Es difícil saberlo. Pero los plantaron a principios de los 50, y no sólo ahí, era un plan de repoblación de toda la zona', dice Pozo.

Los rumores sobre la muerte de Lorca son cuantiosísimos y la falta de restos óseos en Alfacar los alimentan. Los más extendidos, aunque no demostrados ni avalados por datos fiables, son los de la exhumación del cuerpo de Lorca por parte de las autoridades franquistas, quizás incluso con la complicidad de su familia.

Un antropólogo localizó nueve fosas junto a la carretera de Alfacar a Víznar

De Víznar a Alfacar

'Es prácticamente imposible fijar con exactitud el lugar', dijo el investigador Antonio Ramos, uno de los mayores expertos en Lorca, a la Comisión de Encuestas. Y el paso de los años le va dando la razón.

Francisco González ha sido el historiador que, hasta la fecha, con más insistencia ha defendido que los restos de Lorca y de los paseados con él están en El Caracolar, un terreno junto a la carretera que lleva de Alfacar a Víznar donde supuestamente se realizaban fusilamientos masivos.

'Debería buscarse en una de las nueve fosas que localizó allí el antropólogo Miguel Botella', dice González. Siendo presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada, González pidió al juez Garzón que buscara precisamente ahí. El investigador falangista Eduardo Molina Fajardo, en su libro de 1983 Los últimos días de Lorca, apunta, a partir del testimonio del Capitán Nestares, a unos pozos de mineral y agua próximos al paraje de El Caracolar como paradero más probable de los restos.