Público
Público

Chávez envía un mensaje a las FARC para que mejore la situación de Íngrid Betancourt

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que recibió en Caracas a los ex congresistas colombianos liberados por las FARC, lanzó un mensaje a favor de Íngrid Betancourt, en respuesta a las solicitudes que le hicieron los ex parlamentarios.

Tras conversar con los ex congresistas, Chávez pidió al jefe de las FARC, Manuel Marulanda, que mientras siguen "tramitando" la liberación de la ex candidata a la presidencia de Colombia ordene su traslado a un lugar donde él la tenga cerca.

"Eso es urgente", dijo el gobernante a Pedro Antonio Marín, alias "Manuel Marulanda" o "Tirofijo", al insistir que Betancourt debe ser llevada "a un comando más cercano a ti".

"Es posible que tú no sepas" que las condiciones de su cautiverio son "muy delicadas", agregó.

El presidente venezolano dijo asimismo que Betancourt, secuestrada hace seis años por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), es "la única mujer que queda" en poder de esa guerrilla.

En el Palacio presidencial de Miraflores, Chávez dijo que en su reunión con los ex congresistas Gloria Polanco de Lozada, Orlando Beltrán Cuéllar, Luis Eladio Pérez Bonilla y Jorge Eduardo Gechem Turbay, los ex parlamentarios le habían explicado que la situación de Betancourt era "muy difícil".

Gloria Polanco, a la que se vio muy emocionada, especialmente en su reencuentro con sus tres hijos tras años de separación, le insistió a Chávez: "Íngrid está muy mal presidente, por favor, usted tiene un corazón grande".

Polanco le contó al presidente Chávez que Betancourt está muy mal y que padece hepatitis B repetitiva.

Además, de recordar a la ex candidata a la presidencia colombiana, la ex parlamentaria citó también a los policías y soldados rehenes, así como a los tres estadounidenses cautivos de las FARC.

"La esperanza absoluta está en usted", manifestó la ex congresista quien repitió lo que ha comentado en varias ocasiones desde el momento en que recobró la libertad: "Estaba muerta en vida".

Por su parte, el ex senador Jorge Eduardo Gechem manifestó: "ayúdenos, señor presidente, para que ese tema del acuerdo humanitario sea posible".

Gechem, en delicado estado de salud, dijo que en su cautiverio pensaba que tenía que salir "así sea a rastras" para ir a Caracas.

"Reclamamos la solidaridad de usted y del mundo" para las personas que han quedado en la selva, especialmente Íngrid Betancourt, dijo.

Antes de la reunión, en declaraciones a la emisora colombiana Caracol Radio, Luis Eladio Pérez aseguró que el grupo guerrillero "se ha ensañado con Íngrid Betancourt" y que "hay que hacer algo" porque "tiene problemas físicos y está muy maltratada por la guerrilla".

También reveló en esa y otras declaraciones de prensa que la última vez que vio a la ex candidata presidencial colombiana fue "el pasado 4 de febrero, cuando empezamos la marcha de la libertad", en alusión al día en que comenzó la caminata al lugar donde hoy fueron liberados.

Los ex congresistas también le aseguraron al gobernante venezolano que es "la única esperanza" de los secuestrados que continúan en la selva a manos de la guerrilla.

El gobernante subrayó que agradecía "mucho" que el grupo guerrillero del vecino país le haya entregado ya a seis secuestrados, los cuatro liberados ayer y las dos ex políticas Clara Rojas y Consuelo González, que recobraron la libertad el pasado enero en una operación similar a la realizada ayer.

"Nadie nos va a separar del camino común que tenemos", agregó e insistió en que ratificaba a Colombia "la más grande voluntad de mi Gobierno y del pueblo venezolano de seguir haciendo todo lo posible hasta liberar a todos".

En otro momento del encuentro, Chávez expresó su apoyo a una "presión interna" en Colombia para forzar a su colega colombiano, Álvaro Uribe, a aceptar la creación de un grupo de países que busque una negociación para la paz en ese país.

No se trata de apoyar a las FARC, "yo no apoyo a las FARC, yo apoyo la paz en Colombia", dijo Chávez.

Afirmó que para ello ha obtenido el compromiso de presidentes y jefes de Gobierno de países tales como Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, España, Suiza, Francia y otros para conformar ese grupo, "pero Uribe no quiere".

Los cuatro ex congresistas fueron liberados por las FARC y entregados a una misión humanitaria venezolana en las selvas del departamento colombiano del Guaviare, en el sur del país.

Por otro lado, desde Bogotá, el Gobierno colombiano anunció que está dispuesto a excarcelar a los guerrilleros que purgan condenas de prisión si las FARC pone en libertad a las personas que mantiene cautivas.