Público
Público

Chávez expulsa al embajador de EE.UU. en una jornada en la que denunció un complot en su contra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció hoy la expulsión del embajador de EE.UU. en Caracas, Patrick Duddy, al término de una jornada en la que denunció un supuesto complot en su contra y llamó a sus partidarios a movilizarse.

En un acto político nocturno en el estado de Carabobo (centro), Chávez dijo que concedía 72 horas al representante diplomático de Washington en Venezuela para salir del país y que había ordenado el inmediato regreso a Caracas del embajador venezolano en EE.UU., Bernardo Álvarez.

El presidente venezolano manifestó que tomaba esta medida en solidaridad con el Gobierno del presidente de Bolivia, Evo Morales, en la crisis que mantiene con Washington, con expulsión recíproca de los respectivos embajadores.

"Cuando haya un nuevo Gobierno en Estados Unidos mandaremos un embajador. Cuando (llegue a la Casa Blanca) un Gobierno que respete a los pueblo de América Latina", añadió el gobernante venezolano.

Unas dos horas más tarde, en una nueva intervención, Chávez exigió a su colega de Estados Unidos, George W. Bush, respetar la "soberanía de nuestros pueblos" latinoamericanos.

"Desde aquí y a nombre de millones (...) de latinoamericanos (...) le exijo al presidente de EE.UU. que respete la soberanía de nuestros pueblos, de nuestros Gobiernos; que respete, solo pedimos respeto, no le pedimos más nada", dijo ante miles de partidarios suyos congregados en un manifestación ante el palacio de Gobierno en Caracas.

Los manifestantes acudieron al palacio de Miraflores en respuesta a una convocatoria del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que llamó hoy al "pueblo chavista" a movilizarse contra un supuesto intento de golpe denunciado hace menos de 24 horas en un programa de la televisión estatal venezolana.

En varias intervenciones a lo largo de este jueves, el jefe de Estado venezolano atribuyó al Gobierno de Bush los presuntos planes en su contra y también en contra de su colega boliviano.

Advirtió asimismo que si, fruto de su decisión, el Gobierno estadounidense decide atacar de alguna forma a Venezuela, ordenará adicionalmente la suspensión de las exportaciones de crudo.

Chávez reveló que comenzó a pensar en pedir la salida del embajador estadounidense el miércoles, después de que así lo decidiera su colega y aliado boliviano.

"Esta es una decisión que la he venido pensando desde ayer en la noche, cuando comenzó a calentarse el tema de Bolivia", y con ella "queremos decirle al mundo solamente que aquí en Venezuela los pueblos del mundo tienen un país solidario (...) y a millones de nosotros dispuestos a pelear por Bolivia", manifestó.

Unas horas antes, en una primera intervención durante un acto con partidarios suyos en la capital venezolana, Chávez había señalado que si a Morales lo "derrocaran" o lo "mataran" le estarían "dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia".

"Si la oligarquía y los 'pitiyanquis' financiados por el imperio derrocaran algún Gobierno nuestro, tendríamos luz verde para iniciar operaciones de cualquier tipo para restituir el poder popular", aseguró Chávez en una primera cadena obligatoria de radio y televisión.

En el mismo discurso, Chávez anunció la detención de varias personas por la supuesta conspiración de militares revelada en la noche del miércoles por el presentador Mario Silva en su programa "La Hojilla" de la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Según se supo a última hora de la tarde de este jueves, la Fiscalía General Militar de Venezuela formalizó la detención de un general y de un mayor del Ejército por su supuesta participación en el denunciado complot.

Los detenidos son el general de división Wilfredo Barroso y el mayor Labarca Soto, declaró a los periodistas el titular de la Fiscalía Militar, general Ernesto Cedeño, quien no detalló si se trata de oficiales retirados o en servicio activo.

"Sin que se haya materializado" el complot, ambos están acusados de "instigación a la rebelión", delito penalizado con cinco a diez años de cárcel, recordó.

El fiscal añadió que otras cuatro personas "están declarando en estos momentos en la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y otras ocho están ubicadas y probablemente declaren" en las próximas horas, pero se abstuvo de identificarlas.