Público
Público

Chávez insiste en prepararse frente a la amenaza de EE.UU. a través de Colombia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente venezolano, Hugo Chávez, insistió hoy en que el país debe preparar su "defensa" frente a la "amenaza" que significa el estacionamiento de tropas estadounidenses en la vecina Colombia.

"Sería alta traición a la patria que, sabiendo que se prepara una guerra contra Venezuela, nos quedemos con los brazos cruzados. Estamos obligados a prepararnos para defender la patria de Bolívar aunque nos cueste la vida. Esta patria nunca más será colonia" dijo el gobernante al final de una marcha de simpatizantes en Caracas.

La marcha, que tuvo réplicas en varias ciudades del interior, fue organizada por el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), bajo el lema "contra las siete bases militares yanquis y a favor de la paz".

Para Chávez, no existe ninguna duda de que el acuerdo militar suscrito recientemente por Estados Unidos y Colombia "no tiene nada que ver con la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo".

"Las siete bases yanquis forman parte de un plan de guerra, porque desde esas bases el imperio va a controlar toda Suramérica con espionaje electrónico, con tecnología de punta", dijo Chávez.

"Van a grabar conversaciones de todos nosotros, van a saber la posición geográfica de cualquiera que tenga un teléfono encendido, incluso mandar bombas teledirigidas por la señal del teléfono". añadió el gobernante.

También consideró que la política del presidente estadounidense, Barack Obama, no ha supuesto un cambio, como se esperaba, respecto a la que su antecesor George W. Bush estableció con el mandatario colombiano, Álvaro Uribe.

Chávez insistió en que Venezuela está amenazada porque "lo dicen sus propios documentos: son bases desde las que van a planificar milimétricamente, en nuestras narices, cómo lanzarían sus bombas sobre Caracas, las refinerías, la presa de Guri, puestos de mando militares, líneas eléctricas, puentes e incluso un nuevo golpe de Estado".

"Son bases de operaciones de guerra contra Venezuela en primer lugar y así lo denunciamos al mundo. Pero nos acusan a nosotros de promover la guerra. ¡Señores Uribe y Obama vayan a lavarse ese paltó!" (eufemismo por ¡váyanse a la m...!), añadió el presidente, en uno de sus arranques de emotividad.

Chávez repitió que, en este caso, el pueblo colombiano no es responsable de las acciones de su Gobierno y tildó a Uribe de "lacayo, traidor y vendepatria" por haber "entregado el territorio de Colombia a las tropas estadounidenses".

"Nunca un Gobierno de este continente, por más derechista que haya sido, había llegado al extremo de entregar el país al imperio norteamericano, pero algún día el pueblo de colombiano será libre otra vez", manifestó Chávez.

"Por eso esperamos que el pueblo colombiano sea capaz de interpretar el momento y no se deje utilizar, porque una cosa es el Gobierno de Uribe y otra cosa es el pueblo colombiano, al que queremos de verdad como a un pueblo hermano, hijo de Bolívar", añadió el presidente venezolano.

Por otra parte, Chávez dijo que Uribe y Obama cuentan con la complicidad de los medios de comunicación internacionales para "tergiversar" la realidad y presentarlo como una amenaza contra la paz, cuando la amenaza son las bases militares.

"Es la oligarquía mediática mundial, la dictadura mediática, la que trata de satanizarnos, de desfigurarnos, de invertir la verdad de lo que está ocurriendo, por eso la tiranía mediática y sus cipayos nos atacan con tanta saña, con tanto veneno", denunció Chávez.

El gobernante insistió en que "no es Venezuela la que amenaza a Colombia, ni Colombia a Venezuela, es el imperio norteamericano el que amenaza a Venezuela utilizando el territorio colombiano".

Igualmente insistió en que su llamado es a la paz, pero convocando al pueblo venezolano que se prepare para responder a los "planes guerreristas" de EE.UU.

Además, Chávez aseguró que la denuncia del "pacto bélico" entre Obama y Uribe cuenta con el "acompañamiento de casi todo el continente", porque es un "pacto para la guerra, un pacto diabólico".