Público
Público

Chávez y Morales achacan a la "irresponsabilidad" de EE.UU. del "fracaso" de la cumbre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y Bolivia, Evo Morales, culparon hoy a la "irresponsabilidad de un pequeño grupo de países encabezado por Estados Unidos" del "fracaso en fondo y forma" de la Cumbre sobre Cambio Climático que finaliza hoy en Copenhague.

En una rueda de prensa conjunta con representantes de otros países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Chávez criticó que una veintena de líderes mundiales, reunidos por iniciativa de la UE, haya consensuado un borrador que pueda servir de base a un acuerdo climático.

"No conocemos ninguna declaración. Los documentos de trabajo de dos años quedaron ahí congelados como la nieve. Sacar ahora un documento de la nada sería lamentable y vergonzoso", dijo Chávez.

Morales resaltó que ese texto "no es un documento de consenso" general y que ha entrado "de contrabando" en el proceso negociador, de ahí que los países del ALBA hayan dejado claro que no van a aceptar ningún acuerdo que no salga del proceso de discusión entre los 192 países presentes.

El líder boliviano "lamentó" que su país no fuera invitado a la reunión de líderes de países "amigos" de Dinamarca, en referencia a la iniciativa de la UE, porque él sí se siente amigo de este país, y criticó esa forma de actuar "excluyente".

Esa manera de proceder refleja "prácticas antidemocráticas que violan todos los principios de la ONU y del multilateralismo", por eso los países del ALBA han "alzado la voz", apoyados en sus críticas por otros como Brasil, China y la India, en palabras de la ministra ecuatoriana de Patrimonio Natural, María Fernanda Espinosa.

La intervención de hoy en el plenario del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aportó "pocas cosas", careció de sentido y evidenció contradicciones, como la de hablar de soberanía, lo que equivale a "ver al diablo en la iglesia", según Chávez.

"Obama dijo que no venía a hablar, sino a actuar. Primero que cumpla con (el Protocolo de) Kioto y que la plata de la guerra la destine a salvar vidas, no a matar. Así le vamos a creer", afirmó Morales.

En opinión de este mandatario, el "fracaso" de la cumbre de Copenhague evidencia las profundas diferencias entre las propuestas de países ricos y en desarrollo.

Morales pidió reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero de un mínimo del 80 por ciento en 2050 y que se cree un Tribunal de Justicia Climática para castigar a los contaminadores.

También propuso la celebración de un referendo mundial, el próximo abril, coincidiendo con el Día Internacional de la Tierra, para conocer la opinión de todos los pueblos, en vez de continuar con el proceso negociador como hasta hora.

Chávez reconoció, no obstante, que la cita de Copenhague puede servir para que surja una "nueva conciencia", una nueva etapa de luchas populares, una "batalla por el socialismo...para acabar con la lógica destructiva del capitalismo", porque el problema trasciende la cuestión del cambio climático.

La comparecencia ante la prensa de los representantes de la ALBA empezó media hora más tarde de lo anunciado, debido al retraso en el plenario, lo que hizo que la organización tratara de acortarla, para dar paso a la siguiente, de la UE, que posteriormente se canceló por otros motivos.

Ante las peticiones de un miembro de la organización, Chávez criticó que no les dejaban hablar, pidió respeto e invitó a los organizadores a llamar a la policía para que los desalojara con gas lacrimógeno.

Al final la comparecencia de la ALBA se prolongó otra media hora más y terminó con normalidad.