Público
Público

El Chelsea tropezó ante el Rosenborg y el Valencia logró el único triunfo visitante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, 18 sep (EFE).- El Chelsea comenzó, con un inesperado tropiezo en su campo ante el Rosenborg (1-1), la Liga de Campeones 2007-08, que tuvo al Valencia como único ganador visitante en su jornada inaugural.

Esta primera fecha sirvió, además, para demostrar que el actual campeón, el Milán, mantiene la fórmula del éxito. En un encuentro con sabor clásico, se aseguró los tres primeros puntos en 23 minutos, frente a un Benfica sin capacidad de respuesta hasta el último minuto (2-1).

Un gran tanto de golpe franco de Andrea Pirlo (m.9) y otro de volea de Filippo Inzaghi, tras un pase de Pirlo (m.23) dejaron sin opciones a los de José Antonio Camacho, que redujeron la desventaja por medio de Nuno Gomes, instantes antes de que el árbitro marcase el final del partido.

Junto al buen comienzo del Milán, destaca la victoria del Valencia, la única de un equipo visitante en esta jornada inaugural.

Criticado por su público, por la pobre imagen que dio contra el Valladolid, el equipo de Quique Sánchez Flores respondió con nota en Gelsenkirchen, donde controló los ataques del Schalke, primero, y se impuso gracias al acierto de David Villa (m.62), en el segundo tiempo.

El triunfo del Valencia adquiere doble valor por el inesperado pinchazo del Chelsea en Stamford Bridge, ante el que se supone el rival más flojo del grupo B.

Sin Didier Drogba ni Frank Lampard, el equipo de José Mourinho sufrió para empatar frente al Rosenborg (1-1), un habitual de la fase de grupos que acostumbra a dar alguna sorpresa.

Lo hizo en Londres, donde se adelantó con un tanto de Mikka Koppinen (m.24) y luego supo resguardar un punto, pese a que Andrey Shevchenko empató al comienzo del segundo tiempo (m.53).

El "zar", como el madridista Raúl, no falla en Europa y, con el tanto logrado ante el campeón noruego, suma 60 tantos en un torneo continental, tan sólo dos menos que el legendario Gerd Müller.

El empuje final del conjunto de Mourinho no le sirvió más que para enviar un balón al poste por medio del marfileño Salomon Kalou (m.76).

El Marsella, mientras, encabeza el grupo A, gracias a un tanto de Julien Rodríguez, en el minuto 76, y otro de Djibrill Cissé, en el 91, que le dieron la victoria ante el Besiktas.

Tras los franceses, se sitúa el Liverpool, que logró un meritorio empate en Oporto, donde Fernando Torres disputó sus primeros 76 minutos en la Liga de Campeones, antes de ser sustituido por el ucraniano Andrey Voronin.

El subcampeón europeo se sobrepuso al gol de penalti marcado por el argentino Lucho González (m.8) y empató con un tanto del holandés Dirk Kuyt, nueve minutos después.

El grupo C lo encabeza el Real Madrid y es noticia, porque el equipo blanco había fallado en su intento por comenzar con una victoria en las tres ediciones previas.

No lo tuvo fácil ante el Werder Bremen, pese a que Raúl González adelantó a los de Bernd Schuster, a los 16 minutos, y sumó su gol 57 en esta competición. Acto seguido, empató Boubacar Sanogo y, hasta el 74, no deshizo la igualdad el holandés Ruud van Nistelrooy.

En el otro partido del grupo, el Olympiacos griego y el Lazio italiano empataron a un tanto.

El ex atlético Luciano Martín Galletti puso en ventaja a su nuevo equipo rojiblanco, tras regatear a Marco Ballotta, que con 43 años y 168 días se ha convertido en el jugador más veterano que disputa un partido de Liga de Campeones. Luciano Zauri, en el 77, marcó el gol del empate.

En el grupo D, por último, el líder es el Shakhtar Donetsk, que derrotó por 2-0 al Celtic. Una sorpresa menor, porque el conjunto ucraniano basa sus opciones en la fortaleza que exhibe en el estadio olímpico, donde ha ganado sus últimos ocho partidos de Liga, y el escocés es un visitante agradecido; no sumó más que un punto en cuatro desplazamientos previos en esta fase de la competición.