Público
Público

"Cherchez la femme"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las palabras de la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde, que el pasado domingo insinuó en una entrevista que Europa podría volver a entrar en recesión, sembraron esta semana el desánimo en la bolsa.

El mercado nacional culminaba este período con el segundo mayor descenso semanal de este ejercicio, el 6,54 por ciento, acuciado también por las sospechas que se cernían sobre Grecia, dado que se rumoreaba que podría declararse en suspensión de pagos este fin de semana.

La dimisión del consejero y economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Jüergen Stark, por discrepancias con el plan de compra de deuda de los países periféricos, y un informe del banco estadounidense Goldman Sachs contra el sector financiero del Viejo Continente, despertaron enormes suspicacias entre los inversores.

Entre la "pérfida" Lagarde, que desencadenaba el lunes la tercera mayor caída del año (4,69 %) y las culpables consecuencias de los recelos provocados por Grecia, Stark y Goldman Sachs el viernes, que generaron el cuarto mayor descenso del ejercicio (4,44 %), la bolsa española cayó hasta el precio más bajo del año, 7.900 puntos.

Además, consiguieron que la cotización del euro retrocediera hasta 1,36 dólares, nivel desconocido desde mediados de febrero, y que la prima de riesgo española acababa la semana en 335 puntos básicos y la rentabilidad del bono nacional superara nuevamente el 5 por ciento.

Entre la jornada inicial y final se disiparon los temores a la recesión y a los problemas de la deuda con la ayuda del presidente estadounidense, Barack Obama, y su plan de empleo de 447.000 millones de dólares, y del responsable del BCE, Jean-Claude Trichet, que reconoció los problemas de la economía europea y alumbró la posibilidad de rebajas de los tipos de interés.

Así, el miércoles y el jueves, el mercado nacional recuperaba gran parte de las pérdidas del 6,3 por ciento que había soportado en las dos primeras sesiones de la semana por el miedo a la recesión, aunque esta posibilidad fuera descartada por el Banco Mundial.

Entre otros acontecimientos relevantes de estos días destacó la decisión de Suiza de "anclar" la cotización de su moneda al euro en 1,2 francos para impedir su revalorización o la moderación de la inflación en China.

En cuanto al resultado semanal de otros mercados europeos, Milán cayó el 6,91 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 6,62 por ciento; Fráncfort, el 6,29 por ciento; París, el 5,52 por ciento, y Londres, el 1,46 por ciento.

Respecto a la evolución semanal de los principales valores del mercado, las compañías integrantes del IBEX 35 (ahora compuesto por treinta y cuatro valores), al que se incorporará en octubre Bankia, bajaron treinta y dos y subieron dos.

El principal descenso correspondió a Gamesa, el 12,09 por ciento, en tanto que Sacyr bajó el 11,42 por ciento, y Mediaset (antigua Telecinco) cedió el 10,72 por ciento ante la inminencia de la fusión de Antena 3 y La Sexta. Subieron Grifols, el 0,99 por ciento, y Bolsas y Mercados Españoles, el 0,7 por ciento.

En cuanto a los grandes valores, BBVA bajó el 10,03 por ciento; Banco Santander, el 9,9 por ciento; Iberdrola, el 7,47 por ciento; Telefónica, el 6,49 por ciento, y Repsol, el 3,01 por ciento.

La próxima semana, en la que el IBEX partirá del mínimo anual de 7.910,20 puntos, los inversores estarán pendientes de los resultados de la reunión del G7 este fin de semana, de los contactos entre el FMI y Grecia, así como del IPC de la zona euro y de Estados Unidos, país donde se publicarán datos de ventas minoristas y de confianza de los consumidores.

Raimunda Díaz