Público
Público

La chica de negro a la que Obama amarga la vida

Una (bella) estudiante, nueva sensación en China tras asistir a una conferencia del presidente de EEUU en Shangai.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Del anonimato a la fama en una semana por culpa de Obama. El pasado 16 de noviembre era una perfecta desconocida, una de las pocas estudiantes elegidas para escuchar la conferencia que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, iba a impartir en el Museo de Ciencia y Tecnología de Shangai.

Fue su perdición, su gran error. Ese día, Wang Zifei se sentó, junto a otros estudiantes, tras el último Premio Nobel de la Paz. Sin buscarlo, al día siguiente su imagen salía de refilón en todos los medios de comunicación del país.

Probablemente nadie hubiera reparado en la figura de Zifeie si no fuera por el llamativo abrigo de color rojo que llevaba y, sobre todo, por su belleza. No contribuyó a que pasara desapercibida el hecho de que, al poco de arrancar a hablar Obama, se desprendiera de su llamativo abrigo para mostrar un elegante vestido negro.

Obama pasaba a un segundo plano. Las miradas se concentraron en esa estudiante morena, con el pelo recogido y rostro serio que escuchaba atentamente al presidente estadounidense.

Al día siguiente la bola sobre la 'chica Obama' empezó a crecer hasta el punto de que, en Google, el término 'La chica de negro de Obama' devuelve ahora hasta siete millones de páginas.

Pese a que en la mayoría de los foros y en los comentarios de los blogs la coincidencia sobre el encanto de la estudiante es casi unánime, existen bastantes voces críticas que acusan a Zifei de haber hecho todo lo posible durante la intervención de Obama para llamar la atención.

'Espero que esto simplemente termine y pueda volver a ser yo misma'

El ruido generado en Internet en torno a su persona y, sobre todo, la constante reproducción de las fotografías que despertaron la expectación, han llevado a la estudiante, graduada en la universidad de Jiaotong, a salir a escena para frenar una bola casi imparable. No, no quiere la fama. En una entrada de blog titulada Lo que me ha dado Obama, Zifei asegura que no quiere la popularidad 'de esa manera'. 

Pese a tocar el violín, actuar en obras de teatro y presentar espectáculos, no está interesada en el mundo del entretenimiento. De hecho, aclara, a lo largo de su vida ha rechazado no pocos papeles en la televisión. 'Espero que mi vida vuelva a la normalidad rápidamente. Espero que esto simplemente termine y pueda volver a ser yo misma', zanja.

Complicado cuando incluso uno de los principales periódicos del país te dedica una página entera de información.