Público
Público

Las chicas buscan su sitio

La superventas Conchita y la principiante Zahara hablan del difícil camino para lograr el éxito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cantante Conchita se consagró el año pasado con la canción Nada que perder. La cantautora Zahara tiene ya en el horno su primer trabajo previsto para abril y de momento, su myspace no hace más que crecer (ha alcanzado las 570.000 visitas). Son dos chicas, maestra y discípula ambas comenzaron en el circuito de cantautores madrileño; una ya ha llegado a la cima y la otra tiene medio camino andado, que han conseguido enganchar al público en un buen momento para las voces femeninas.

Precisamente, Conchita actuará hoy en Madrid en el festival Creadoras en Metro (Estación de Chamartín), que se celebra este fin de semana con motivo del Día de la Mujer (8 de marzo) y en el que actuará también Rosario. Una cita que coincide además con otro festival, Ellas Crean, que reunirá estos dos días a artistas como Carmen Linares o Diana Navarro en diferentes escenarios madrileños.

'La discriminación positiva no existe en la música', señala Zahara

No obstante, a pesar de los festivales y de que cada vez haya más mujeres en las listas de éxitos Amaia Montero, Nena Daconte, Amaral, Zahara y Conchita no creen que ahora mismo exista un fenómeno de discriminación positiva en la industria musical española. 'Ni las chicas vendemos ahora más ni las discográficas se han apuntado ahora a eso. Lo que ocurre es que cuando una chica triunfa llama la atención', señala Zahara.

Echarle morro

El camino es difícil. De hecho, ellas nunca pensaron que dos grandes discográficas se fijaran en ellas simplemente por ser 'un producto distinto' y haber salido de un bar llevando como equipaje su guitarra y sus canciones. 'Ahora mismo hay un montón de chicas cantando con su guitarra y con letras mucho mejor que las mías. Sólo hay que ir a los bares a escucharlas', apunta Conchita. Es más, ambas saben que sus letras de cantautoras tienen rasgos que las acercan más a la escena indie-pop y al folka Russian Red, el otro fenómeno femenino del año, que al mainstream. 'Al final todo se basa en ser una plasta, y en llamar todo el rato a las discográficas. Es muy difícil que se den casos como el de Nena Daconte, que les cogieron la maqueta y ya está', explica Zahara, quien en 2005 se autoeditó su primer disco, que vendía por los bares de Granada en los que actuaba. Ha tenido que esperar a 2009 y a un éxito brutal en bares y la Red para grabar su primer disco 'de verdad'.

Conchita: 'Lopeor del éxitoes que aborreces tus canciones'

A Conchita, sin embargo, el éxito le llegó cuando menos lo esperaba. En 2008 logró vender 80.000 copias de su disco, Nada más. 'De repente pasas de un local donde te ven 100 personas a un escenario de la fiesta de un pueblo con gente que canta tus canciones', señala esta cantautora que el martes publicará su segundo album, 4.000 palabras.

Sin embargo, una vez llegado el éxito de ventas, surgen otras historias desagradables. Una de ellas es aborrecer tus propias canciones. Con Nada que perder, Conchita tiene mucho que enseñarle a Zahara. Desde que la entonó por primera vez en los locales nocturnos, aquella canción se convirtió en un éxito. Después, con las radiofórmulas llegó la apoteosis y ahora la cantante no puede ni escucharla. 'La he llegado a aborrecer porque es la que me pedían continuamente', explica. Zahara la mira y nombra su pequeño gran éxito: Con las ganas, un grito de desamor tan desgarrador 'que siempre me piden al final de los conciertos', cuenta.

Más dolorosos son los prejuicios que aparecen cuando entras en la radio comercial. 'Me han llamado naíf, ñoña... Es increíble, es como que ya no molas porque eres comercial, pero ¡si son las mismas canciones que tocaba en el bar!', afirma Conchita. 'Es de hipócritas. La gente que critica eso, o tiene envidia o no lo tiene muy claro', añade Zahara, quien confiesa que hasta no hace mucho tenía miedo en dar el salto a una multinacional y la radio comercial. 'Temíaperder la fidelidad a mí misma', apostilla.

Para Conchita los pequeños baretos donde empezó siguen estando en su agenda. Reconoce que, de vez en cuando, tiene mono de regresar y que lo hace 'en cuanto me dejan en la discográfica'. Zahara todavía hace bolos en los pequeños locales, aunque todo puede cambiar a partir de abril. Su próxima parada puede ser ya la fiesta del pueblo.