Público
Público

Chile no se acuerda de Pinochet

Una misa íntima, único acto oficial para celebrar el tercer aniversario de la muerte del dictador chileno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Chile se sacude los fantasmas de su dictadura y, a tres años de la muerte de Augusto Pinochet, ni los nostálgicos han salido a la calle para recordar la mano de hierro del dictador chileno. 

Una misa íntima fue el único acto oficial con el que se ha recordado al dictador, que este año no será homenajeado por la Fundación Augusto Pinochet ni por el cuerpo de generales y almirantes en retiro de las Fuerzas Armadas.

En la capital del país, Santiago, tampoco hubo ninguna manifestación popular para recordar la muerte del general, a los 91 años, víctima de un infarto.

Unas 150 personas se congregaron en una misa con la que los parientes, amigos y colaboradores de Pinochet conmemoraron el tercer aniversario de su óbito.

Entre los asistentes a la ceremonia, celebrada en la finca Los Boldos, a unos 140 kilómetros al suroeste de Santiago, en la localidad de Bucalemu, no había ningún dirigente de los partidos de derecha que dieron sustento político al régimen de Pinochet (1973-1990).

Así lo hizo notar a los periodistas el general retirado Lusi Cortés Villa, directivo de la Fundación Augusto Pinochet.

Cortés Villa, que estuvo presente en la misa concelebrada por tres sacerdotes católicos en la capilla de la finca, donde se conservan las cenizas del dictador, afirmó:  'Fue una misa muy bonita, en estos momentos difíciles es bueno rezar por mi general y rezar con él para que todo resulte mejor'.

'Había bastante gente, pero no vi a Iván [Moreira, un diputado ultraconservador], que normalmente asiste. La iglesia tiene capacidad para 120 personas, pero también había mucha gente afuera', dijo Cortés Villa, quien agregó que los familiares de Pinochet se preocuparon de que la misa no fuera opacada por situaciones ajenas a la conmemoración de su muerte, como el caso de Frei Montalva.

'Todos estaban muy pendientes de que la misa no se tomara en otro sentido que no fuera el tercer aniversario del fallecimiento de mi general', aseguró Cortés Villa.

Esta semana, un juez procesó a seis personas por su presunta responsabilidad en el homicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva, ocurrido en 1982.

Según Álvaro Varela, abogado de la familia Frei, el crimen debió ser ordenado por el alto mando del Ejército, cuyo jefe era en ese entonces el general Pinochet, ya que Frei lideraba la incipiente oposición a la dictadura.

El general Cortés Villa dijo que a la salida de la misa, una banda escolar homenajeó a la viuda de Pinochet, Lucía Hiriart, que hoy celebró su 85 cumpleaños.