Público
Público

El chileno Suazo: un goleador de raza para el Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El futbolista chileno Humberto Suazo intentará ratificar en el Mundial el nivel que lo llevó a ser el máximo goleador de la eliminatoria sudamericana, aunque primero deberá recuperar el ritmo de juego tras una lesión en el hombro que lo ha mantenido lejos de los terrenos de juego.

Suazo destacó como una de las principales figuras de su selección en el torneo clasificatorio, que selló el retorno de Chile a una Copa del Mundo después de 12 años tras finalizar en segundo lugar tras el pentacampeón Brasil.

goleador de la eliminatoria con 10 tantos - en un jugador clave para Marcelo Bielsa, el técnico argentino de la selección chilena.

En la eliminatoria, Suazo superó a figuras de talla mundial como el brasileño Luis Fabiano y el uruguayo Diego Forlán para coronarse como artillero, un antecedente más que halagüeño de cara al inicio del Mundial que comienza el viernes y se prolongará al 11 de julio.

Sin embargo, el nivel que pueda exhibir en la Copa del Mundo es un enigma, puesto que ha sufrido dos lesiones recientes, una en el hombro con el Zaragoza y otra en la pierna izquierda en un amistoso con la selección cuando se había recuperado de la primera, aunque en la víspera del inicio del Mundial por fin entrenó de forma normal con sus compañeros.

Suazo, nacido en la ciudad porteña de San Antonio, y el portero Claudio Bravo son los únicos miembros de la "Roja" que han jugado los 18 partidos en la eliminatoria.

El inicio del certamen forzó una difícil adaptación del jugador a la banda derecha, al tener que ceder su posición de delantero centro a Marcelo Salas, goleador histórico de Chile, y quien reaparecía en la selección, hasta que la marcha de Salas y su rendimiento lo consolidó en el centro del ataque.

Este delantero de 1,72 metros y de contextura gruesa, ha asentado un estilo en el que la intuición y oportunismo han sido claves para sobreponerse a rivales más fuertes.

"Siempre que he llegado a un lugar me matan y me dicen gordo, pero estoy acostumbrado", afirmó en España, donde tras llegar al Zaragoza también recibió críticas por su físico.

A finales de la temporada pasada, el jugador de 29 años optó por dejar el Monterrey de México para ir cedido seis meses al club maño, que marchaba penúltimo. Su incorporación resultó clave para salvar al equipo del descenso, aunque los directivos del club reconocieron hace unos días que no cuentan con los recursos para hacer uso de la opción de compra. Monterrey fijó por el jugador una cláusula de rescisión de unos 24,6 millones de dólares.

EL DURO COMIENZO

Suazo forjó su temple como atacante en clubes de la segunda división chilena al no hallar cabida como juvenil en Universidad Católica, uno de las entidades más poderosas de la primera división del país.

Católica pagó 52.000 pesos (unos 100 dólares actuales) al club aficionado Torino de San Antonio, puerto donde Suazo tuvo una humilde niñez en los cerros que hay frente a la bahía, y sumó al jugador a su cantera. Sin embargo, algunos actos de rebeldía terminaron por alejarlo de la entidad.

Luego, la muerte de su padre, más una grave lesión y el descenso a tercera división lo acercaron a un temprano retiro.

"Lo más difícil para ser futbolista fue superar la muerte de mi padre, quien me inició en el fútbol, y cuando se fue, no quise seguir jugando", dijo el jugador.

Suazo se alzó como máximo goleador de San Antonio en tercera división en 2002, y también del torneo en que San Luis ascendió a segunda división con el título al año siguiente, para luego subir a la categoría de honor con Audax Italiano en 2004.

Su sello de goleador de raza, con 40 tantos en dos temporadas en Audax, alentó al Colo Colo a ficharlo a cambio de 1,8 millones de dólares en 2006. Allí fue máximo goleador del Apertura 2006 y 2007, y obtuvo tres títulos de liga.

Además, por los 17 tantos marcados en duelos internacionales, la Federación de Historia y Estadísticas del Fútbol lo coronó Goleador del Mundo en 2006, el mismo año en que alcanzó la final de Copa Sudamericana con el "Cacique".

Luego en Monterrey, que desembolsó 4,7 millones por su pase, tuvo una difícil adaptación. Cuando finalmente logró amoldarse se coronó campeón de goleo en el Clausura 2008 y campeón de liga un año después, en campañas que le abrieron finalmente su llegada a Europa.

Suazo tratará ahora en Sudáfrica de añadir otra marca a su palmarés y superar los cuatro goles que mantienen a Guillermo Subiabre (Uruguay 1930) Leonel Sánchez (Chile 1962) y Salas (Francia 1998) como goleadores chilenos en Copas del Mundo.