Público
Público

China advierte al mundo en contra de recibir al Dalai Lama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Relaciones Exteriores de China, en declaraciones ante la proximidad de dos aniversarios susceptibles la semana próxima, advirtió el sábado a otros países sobre dejar que el Dalai Lama use su territorio para intentar separar al Tíbet del control de Pekín.

Pekín canceló abruptamente una cumbre entre la Unión Europea y China el año pasado, irritado por la reunión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, con el líder espiritual del Tíbet, acusado de separatista por los líderes chinos.

El Dalai Lama, que huyó del Tíbet en 1959 tras una frustrada revuelta contra el Gobierno chino, asegura que sólo desea una mayor autonomía para la remota región del Himalaya en lugar de la absoluta independencia.

"Al desarrollar relaciones con China, otros países no deberían permitir que el Dalai Lama los visite y no deberían permitir que sus territorios sean usados para que el Dalai Lama aliente actividades separatistas por la independencia del Tíbet", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores chino, Yang Jiechi.

"Pienso que esta es una parte integral de las normas que gobiernan las relaciones internacionales", declaró en una conferencia de prensa, en el marco de una reunión anual del Parlamento chino.

El aniversario número 50 del autoexilio del ganador del premio Nobel de la Paz se cumple el martes próximo. Además, el 14 de marzo del año pasado, la capital tibetana de Lhasa estalló en revueltas que causaron la muerte a 19 personas, en su mayoría chinos de la etnia han o musulmanes hui.

"El Dalai Lama aún insiste en establecer un denominado Gran Tíbet en un cuarto del territorio chino. Ellos desean expulsar a las fuerzas armadas chinas del territorio chino y pedirles a los no-tibetanos que busquen otro lugar, gente que ha vivido en parte del territorio chino. ¿Esta persona puede llamarse religiosa"?, dijo el ministro.

China ha gobernado con mano dura la remota y montañosa zona del Tíbet desde que las tropas del Ejército de Liberación del Pueblo marcharon hacia la región en 1950.

Las revueltas de Lhasa provocaron manifestaciones y marchas en las regiones habitadas por comunidades tibetanas, que fueron sofocadas tras unos días por la policía y fuerzas paramilitares chinas.