Público
Público

China busca "referencias" en la arquitectura española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El arquitecto español residente en la ciudad china de Shanghai Pedro Pablo Arroyo mostró anoche ante un nutrido auditorio chino la evolución de la arquitectura española en un momento en el que el país asiático "intenta buscar referencias".

La arquitectura española se distingue por su "interés por la creatividad, sus soluciones innovadoras, y tiene en cuenta el contexto físico, económico e histórico, que en China es un factor fundamental", explicó a Efe Arroyo.

Además, otro factor que puede atraer a los clientes chinos es que los proyectos españoles "no necesitan una tecnología muy avanzada, se basan en la innovación en el uso de los materiales, no son caros", según Arroyo.

El español se mostró confiado en que los jóvenes arquitectos chinos, que tienen acceso a la información y pueden viajar a otros países y conocer su arquitectura, vuelvan a China y "con ese bagaje, puedan transformar la arquitectura" de su país.

La conferencia, celebrada en la Biblioteca Miguel de Cervantes de Shanghai (embrión de un futuro centro del Instituto Cervantes en la ciudad), arrancó con la presentación del Club Náutico de San Sebastián, construido en 1929, y repasó las infraestructuras y los edificios más significativos de los últimos 50 años.

Arroyo mostró los profundos cambios urbanos que produjeron en 1992 los Juegos Olímpicos en Barcelona y la Exposición Universal en Sevilla, y señaló la importancia de la construcción del Museo Gugghenheim de Bilbao en 1997, que "marcó un antes y un después en la arquitectura contemporánea de todo el mundo".

El arquitecto español se centró sobre todo en la última década con la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas en Madrid, el Auditorio Kursaal de San Sebastián o la Torre Agbar de Barcelona, entre otros muchos ejemplos, y explicó los factores sociales y profesionales que han influido en la calidad de la arquitectura española.