Público
Público

China también da un paso adelante contra el cambio climático

Se compromete a reducir su "intensidad energética" para 2020,pero no habla de emisiones de CO2

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

China ha dado un paso al frentey se ha comprometido este jueves a reducir su intensidad energética entre un 40% y un 45% para 2020, duplicando así su oferta inicial a escasos días de la Cumbre de Copenhague. De esta manera, el país más contaminante del mundo se acerca un poco a las pretensiones de los países que ratificaron el protocolo de Kioto.

Hasta el momento, China se había negado a reducir sus emisiones alegando que eso podía perjudicar su desarrollo. El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció ayer su participación en esa Cumbre, en la que EEUU tiene la última palabra para conseguir un acuerdo firme en la lucha contra el cambio climático.

Wen Jiabao, primer ministro chino, también piensa acudir a la reunión de Copenhague tal y como han informado las agencias estatales. Es posible que la visita de Obama a Pekín la semana pasada haya ayudado a que China acepte comprometerse con las reducciones. Según la agencia Xinhua, el Consejo de Estado aseguró que el compromiso 'es una acción voluntaria del Gobierno chino, teniendo en cuenta sus actuales condiciones nacionales' y lo calificó de 'gran contribución a la lucha internacional contra el cambio climático'.

No obstante, el hecho de que China emplee la expresión'intensidad energética', lleva a pensar  que es algo más vago que una reducción concreta de emisiones. Esto le da a Pekín un mayor margen de maniobra. Tampoco queda claro si China logrará en 2010 ese objetivo del 20 por ciento que había prometido en su Plan Quinquenal.

 

Este anuncio llega después de un año de negociaciones, especialmente con EEUU, para que el país asiático asumiera mayores compromisos en la lucha contra el cambio climático, pese a que, al ser un país en desarrollo, no está obligada a reducir emisiones de acuerdo con el Protocolo de Kioto.

La Casa Blanca anunció ayer la asistencia de Obama a la Cumbre y el compromiso del Gobierno de EEUU de reducir un 17% sus emisiones de gases a la atmósfera para 2020. La cifra sigue siendo inferior al 20% propuesto por el resto de países y apoyada sobre todo por la Unión Europea (UE). El objetivo a largo plazo de Obama es que esas reducciones alcancen el 83% en 2050.