Público
Público

China dice que debe aprobar la reencarnación del Dalai Lama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un alto cargo chino alertó el viernes de que el gobierno central de Pekín tiene que aprobar la reencarnación del Dalai Lama y que no reconocería a ningún candidato sin aprobar, según dijo la agencia oficial Xinhua.

La sucesión del Dalai Lama se ha convertido en una cuestión polémica ahora que el premio Nobel envejece y su salud empeora.

Se ha sugerido que su encarnación esté fuera de China o incluso que los mismo tibetanos pidan una votación o lo que sea para dar seguimiento a una institución que una vez dio a un monje dominio temporal y espiritual sobre Tíbet.

Pero no parece que los líderes chinos vayan a ceder ningún tipo de autoridad a un candidato fuera de su control.

Qiangba Puncog, jefe del gobierno regional tibetano, dijo que la selección del próximo Dalai Lama tiene que responder a "costumbres históricas", lo que incluye una aprobación de Pekín.

"Si el Dalai Lama no sigue la costumbre para cuestiones políticas o de otra índole, creo que su reencarnación no será reconocida por los religiosos de Tíbet, y el gobierno central nunca lo aprobará", dijo Qiangba Puncog.

"Las costumbres se crearon a lo largo de la historia y tienen una serie de normas estrictas, complicadas y comprensibles", explicó fuera del parlamento chino, donde es delegado.

Según Pekín, la encarnación del Dalai Lama tiene que ser llevada a cabo por sorteo con una urna de oro dada a los tibetanos por los emperadores de la etnia manchú de la dinastía Qing.

Explican que solo el gobierno central puede eximir a un futuro lama del ritual, lo que se estipuló en 1793 en la "Ordenanza del artículo 29 para el más efectivo gobierno de Tíbet", añadió Xinhua.

"Las posturas cambiantes del Dalai Lama están en contra de las tradiciones religiosas e históricas", dijo Qiangba Puncog.

Aún así, si el gobierno tibetano en el exilio y los monasterios asociados con él escogieran a un Dalai Lama no reconocido por el gobierno chino, Pekín puede tener dificultades para ganar la lealtad a su candidato de los tibetanos que viven en China.

RIESGOS RIVALES

China escogió a una encarnación rival para suceder al décimo Panchen Lama poco después de que el Dalai Lama anunciara su elección en 1995. En Tíbet ven al Panchen Lama chino como una farsa.

El paradero del Panchen Lama reconocido por el Dalai Lama es desconocido. En el pasado, las autoridades chinas insistieron en que estaba seguro, sano y en que querían que tuviera privacidad.

Muchos tibetanos tienen miedo de que la muerte el Dalai Lama, que vive en India desde 1959, año en el que tuvo que huir tras un levantamiento frustrado, pueda suponer un vacío de poder que Pekín podría aprovechar para acortar las riendas de la región del Himalaya.

Otros se temen que la pérdida de su preciado líder debilite la unidad del movimiento tibetano y que provoque un aumento de disturbios en las regiones étnicas tibetanas a lo largo de China.

Muchos tibetanos exiliados rechazan el "Camino Medio" del Dalai Lama, que pide más autonomía para Tíbet con respecto a China, y que ha llevado al enfrentamiento con China.