Público
Público

China dice que los uigures son entrenados por Al Qaeda

Pekín afirma que la organización terrorista los formó y los indujo a llevar a cabo las revueltas de Xinjiang

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno chino aseguró hoy que los disturbios del pasado domingo en Urumqi fueron actos premeditados llevados a cabo por musulmanes uigures, entre los que se hallaban 'activistas separatistas' que recibieron entrenamiento de Al Qaeda y otras organizaciones terroristas internacionales. Según explicó en rueda de prensa el portavoz de turno del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Qin Gang, Pekín lucha contra fuerzas 'extremistas, separatistas y terroristas' formadas en el extranjero.

Sin embargo, Qin recordó que los enfrentamientos entre musulmanes uigures y chinos de la etnia han en la región de Xinjiang, que han causado un mínimo de 156 muertos, son 'un asunto totalmente interno de China', por lo que descartó que cualquier organismo internacional tome parte en el conflicto.

El portavoz chino respondió así a la propuesta de Turquía -país con fuertes lazos con los uigures por el origen turcomano de esta etnia- de llevar el conflicto al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. 'Los incidentes del 5 de julio son actos de violencia criminal graves, organizados y premeditados, destinados a sabotear la unidad nacional y la solidaridad étnica del país', agregó. Por ello, dijo, China tomará duras medidas contra estas fuerzas (en referencia a los agresores) y la comunidad internacional debería unirse 'en vez de tomar dobles raseros'.

Por su parte, el presidente chino Hu Jintao, en sus primeras declaraciones después del temprano retorno desde la cumbre del G-8 en Italia, aseguró que la estabilidad de Xinjiang es 'la tarea más importante y apremiante', según una nota de la agencia oficial Xinhua.

El máximo mandatario chino presidió ayer, miércoles, en Pekín una reunión del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista de China (PCCh), el órgano de más poder en el país, y que trató exclusivamente de las revueltas de Xinjiang, las peores que ha vivido el país en las últimas dos décadas.