Publicado: 24.08.2014 09:36 |Actualizado: 24.08.2014 09:36

China ejecuta a ocho personas, entre ellos los responsables del atentado de Tiananmen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

China ha ejecutado a ocho personas culpables de llevar a cabo "ataques terroristas", entre ellos tres individuos que "planearon" el atentado perpetrado en octubre de 2013 en la emblemática plaza de Tiananmen, en el corazón de Pekín, que causó cinco muertos y 40 heridos.

Según informó la agencia oficial de noticias Xinhua, se trata de Huseyin Guxur, Yusup Wherniyaz y Yusup Ehmet, tres ciudadanos de la región noroccidental china de Xinjiang que fueron declarados culpables el 16 de junio de "organizar y dirigir un grupo terrorista y poner en peligro la seguridad pública".

La agencia oficial de noticias no concreta cuándo se llevaron a cabo las ejecuciones

Xinhua, que cita al Departamento de Propaganda de la región, no concreta sin embargo cuándo se llevaron a cabo las ejecuciones.Los otros cinco sentenciados, según la agencia estatal, estuvieron involucrados en varios ataques en Xinjiang, como el asalto a una comisaria de Policía en la localidad de Aksu o el asesinato de funcionarios del Gobierno en Hotan.

Además, el Tribunal Supremo de la región los declaró culpables de fabricar, transportar y almacenar explosivos y de organizar y dirigir una organización terrorista, entre otros cargos.

El pasado octubre, un todoterreno que portaba la matrícula de la región de Xinjiang se estrelló en Tiananmen, atropelló viandantes a su paso y se incendió a las puertas de la Ciudad Prohibida, lo que causó la muerte de las tres personas que viajaban en el vehículo y la de dos ciudadanos más.

Dos semanas después del suceso, el Gobierno chino acusó al Movimiento Islámico del Turkestán Oriental (ETIM), la más conocida de las organizaciones terroristas que reclaman la independencia de Xinjiang, de perpetrar el ataque en el corazón de la capital china.

El suceso en Tiananmen sorprendió por el hecho de que hasta entonces el enfrentamiento entre autoridades chinas y los movimientos independentistas de Xinjiang se había concentrado en esa región, donde los choques entre la etnia han y los uigur -mayoritaria en la zona y de religión musulmana- son habituales.

Tras el ataque en Tiananmen, China ha sufrido varios atentados en los últimos meses fuera y dentro de la conflictiva región por parte de grupos extremistas, entre los que destacan el de la ciudad de Kunming (suroeste de China) en marzo, con 33 muertos, y el de Urumqi, con 39 fallecidos y casi un centenar de heridos.

El episodio más reciente sucedió en Kasghar, dentro de la conflictiva región, cuando hasta 96 personas murieron -incluidos 59 supuestos terroristas- después de que un grupo armado con cuchillos atacara una comisaría de policía y oficinas gubernamentales en la localidad de Elixku, siempre según la versión oficial.

Durante los últimos cinco años el número de víctimas relacionadas con enfrentamientos entre las autoridades y estos grupos o por ataques terroristas se sitúa alrededor de 500.

El Gobierno chino suele responsabilizar de los conflictos a grupos terroristas que vincula con fuerzas externas como Al Qaeda, mientras que los grupos uigures en el exilio acusan a Pekín de usar el terrorismo como excusa para reprimir su religión y cultura.