Público
Público

China moderará por primera vez sus emisiones

Pekín ofrece mejorar su «eficiencia energética» un 45% para el año 2020 sobre la cifra de 2005 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU y China, las dos potencias más contaminantes del mundo y que, hasta hace dos días, no querían comprometerse a dejar de serlo compiten ahora por ver cuál de las dos anuncia el recorte de emisiones de CO2 más ambicioso de cara a la cumbre del cambio climático en Copenhague. Un día después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, anunciara que EEUU estaría dispuesto a reducir sus emisiones un 17% en 2020 respecto a los niveles de 2005, Pekín dijo ayer que se comprometerá a reducir hasta el 45% las emisiones de CO2 por unidad de PIB en relación a 2005 para el mismo periodo. Además, el primer ministro, Wen Jiabao, acudirá a la Cumbre de Copenhague, como también anunció ayer Obama.

El anuncio realizado por China es el más ambicioso comunicado hasta ahora por el país asiático y, también, va mucho más lejos de lo esperado por la mayor parte de los analistas. Sin embargo, eso no significa que Pekín reduzca sus emisiones que, incluso, podrían aumentar. Hay que tener en cuenta que las medidas anunciadas por Pekín se refieren a emisiones por unidad de crecimiento del PIB (los llamados carbon intensity targets), y no a cuotas al volumen total de emisiones, como hacen EEUU o la UE. Se trata de un sistema alternativo propuesto por Pekín para reducir la 'intensidad energética', introduciendo tecnologías verdes e incentivando la inversión en renovables, en lugar de comprometerse a cuotas agresivas del total de emisiones que pongan en peligro el desarrollo de su economía.

La cifra depende del crecimiento y no implica una reducción del CO

Reacción ecologista

La medida ha sido aplaudida, con matices, por las organizaciones medioambientales. La portavoz de Greenpeace China, Ailun Yang, se congratuló ayer por el nuevo plan, pero añadió: 'Teniendo en cuenta la urgencia y la magnitud de la crisis del cambio climático, China necesita tomar medidas más agresivas'.

El Consejo de Estado, que fue el organismo encargado de anunciar ayer la medida, dijo que 'se trata de una acción voluntaria, acorde con las condiciones nacionales, y de una contribución mayor en la lucha global contra el cambio climático'. También confirmó el compromiso inicial de lograr que un 15% del consumo energético en 2030 sea satisfecho con energía nuclear o renovables. El carbón, fósil altamente contaminante, representa todavía el 70% de los recursos energéticos de China. Una dependencia difícil de reducir, teniendo en cuenta las enormes reservas naturales que China alberga de este fósil, necesario para mantener el crecimiento económico sin disparar las importaciones de gas y petróleo.

El país asiático confirma que el 15% de su energía será limpia en 2030

A pesar de los recientes compromisos por parte de EEUU y China imprescindibles en la lucha contra el cambio climático las posibilidades de llegar a un acuerdo vinculante en Copenhague siguen siendo complicadas. Por un lado, ambas potencias han anunciado cuotas a nivel interno, pero no aseguran que firmarán un compromiso vinculante a nivel internacional. Por otro, los países desarrollados necesitan resolver sus diferencias sobre cómo repartir los costes de reducir las emisiones y comprometerse a la financiación de los países en desarrollo.