Público
Público

China promete más gasto público para evitar protestas

El primer ministro augura un crecimiento del 8% pese a la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro chino, Wen Jiabao, inauguró ayer la Asamblea Popular Nacional, el Parlamento chino, anunciando un mensaje tranquilizador a la población: a pesar de la crisis China conseguirá crecer un 8% en 2009, la cifra que el Gobierno chino considera mínima para garantizar elorden social.

'Tenemos que aumentar de forma significante la inversión y el gasto público para estimular la economía, mejorar las vidas de la gente y acelerar las reformas', dijo Wen, prometiendo que la inversión pública crecerá un 54% este año.

Pekín anunció en noviembre un desembolso inicial de 4 billones de yuanes (465.000 millones de euros) que la Asamblea Popular aprobará en los próximos días.

20 millones más en paro

La crisis económica mundial ha tocado de lleno a la economía china, que dependía en gran parte de las exportaciones de manufacturas baratas. El cierre de miles de fábricas y una fuerte crisis inmobiliaria en 2008 han dejado ya a más de 20 millones de trabajadores inmigrantes en paro, que se han visto obligados a regresar al campo.

Uno de los mayores temores del Gobierno chino es que se produzcan revueltas en las zonas rurales, donde los campesinos tendrán que asumir la carga económica de sus familiares en paro. Por eso, Pekín se ha volcado en anunciar planes multimillonarios en educación, sanidad pública y seguridad social, la única forma de aumentar el bienestar en las zonas rurales y estimular el consumo doméstico, clave para reactivar una economía basada hasta ahora en las exportaciones. Entre ellos destaca el plan de 850.000 millones de yuanes (99.000 millones de euros) para llevar asistencia médica universal a toda la población en 2011.

A los parados en el campo habrá que añadir nueve millones más en las zonas urbanas, informó Wen. Según cifras del Gobierno chino, más de siete millones de licenciados universitarios no encontrarán trabajo o, lo que es lo mismo, sólo el 10% logrará entrar en el mercado de trabajo.

Los jóvenes universitarios, una minoría privilegiada, han vivido una etapa dorada de crecimiento y esta crisis es nueva para ellos. Para apaciguar el descontento general, Pekín ha dado prioridad a la creación de empleo para los universitarios y anima a los jóvenes a ser emprendedores y a montar su propio negocio. A pesar del descontento, los estudiantes chinos suelen mostrar un fuerte patriotismo. No critican a su Gobierno y es poco probable que protagonicen manifestaciones como las de Tiananmen, hace 20 años.

La intervención de Wen, que presentó el informe sobre el estado de la nación ante los más de 2.300 delegados de toda China reunidos en el Palacio del Pueblo de Pekín, fue seguido por televisión por millones de ciudadanos, conscientes de las dificultades que atraviesa el país con la crisis. Aunque la APN no tiene poder real para revocar las decisiones tomadas por el Politburó, en las sesiones anuales se debaten las principales políticas económicas y sociales que marcarán el año.