Público
Público

China será el primer país que extraerá petróleo de Irak desde 1972

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayor petrolera estatal china, CNPC (China National Petroleum Corporation), ha sido la primera en hacerse con uno de los codiciados yacimientos iraquíes desde que el entonces presidente Saddam Hussein nacionalizara el sector en 1972.

El diario "South China Morning Post" señala hoy que CNPC inauguró ayer, sábado, su proyecto en Irak, con una inversión de 3.000 millones de dólares (2.166 millones de euros), en el yacimiento de Al-Ahdab, provincia iraquí oriental de Wasit.

China, que ya mantenía acuerdos con el Gobierno de Saddam Hussein, fue uno de los países que se opuso a la invasión estadounidense en 2003 para salvaguardar sus intereses petroleros en el país árabe, pero también fue uno de los primeros en ofrecerse a la "reconstrucción" de Irak tras la guerra.

Una delegación de CNPC asistió ayer a la inauguración del proyecto y se reunió con el ministro iraquí del petróleo.

"Es un hecho muy significativo, ya que es la primera contribución de una compañía extranjera en tres décadas para desarrollar un yacimiento iraquí", señaló el gobernador de Wasit, Latif Al-Tarfa.

El yacimiento de Al-Ahdab, de 200 kilómetros cuadrados y situado a 180 kilómetros al sureste de la capital, Bagdad, alcanzará una producción de 25.000 barriles diarios en tres años, y de 115.000 en seis, según los datos de CNPC, que explotará el yacimiento durante los próximos 23 años, pero no comercializará el petróleo.

Aunque la estatal china había negociado este acuerdo con el gobierno de Saddam Hussein para extraer y vender el petróleo mediante una empresa mixta, el actual gobierno iraquí renegoció dicho acuerdo, convertido en un contrato de servicios mediante el cual China sólo extrae el petróleo, pero no se queda con él.

Según este nuevo contrato, firmado en noviembre, el Gobierno iraquí se queda con el petróleo y paga los servicios de extracción a la firma china.

Las petroleras extranjeras están deseando conseguir una parte de los enormes yacimientos iraquíes, que suponen la tercera mayor reserva de crudo comprobada del planeta.

Irak abrió la semana pasada un concurso para el desarrollo de once de sus yacimientos de gas y petróleo al que optaron petroleras foráneas, pero el resultado no se hará público hasta el año próximo.

El país árabe espera que, con esta puja, se produzca un traspaso de tecnología extranjera para mejorar sus obsoletas infraestructuras petroleras, y aumentar su exportación, que apenas llega hoy a 1,6 millones diarios, desde los 3 millones que vendía al exterior antes de la invasión de EEUU.