Público
Público

China y Rusia abren un Foro de Davos marcado por el pesimismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los primeros ministros de China, Wen Jiabao, y Rusia, Vladímir Putin, reconocieron hoy que la crisis financiera desatada en EEUU ha tenido impacto en sus países y ofrecieron sus recetas para solucionarla.

Wen Jiabao fue el invitado especial del Foro Económico de Davos, que se inauguró hoy bajo el signo del pesimismo por la grave crisis financiera y económica, y Putin fue el orador que pronunció el discurso oficial de apertura esta noche.

La confianza de China en el futuro, a pesar del freno en su crecimiento económico -un 9 por ciento en 2008 frente a anteriores cifras por encima del 10 por ciento- quedó de manifiesto en una contundente intervención de Wen ante la élite política y económica reunida en Davos.

"Nos enfrentamos a retos graves: una disminución de la demanda interna, un exceso de capacidad de algunos sectores, mayor desempleo y una presión a la baja del crecimiento económico", enumeró el dirigente chino.

Pero subrayó que su gobierno ha aplicado medidas adecuadas y oportunas para intentar frenar las consecuencias negativas y dijo que la solución debe pasar por "un equilibrio entre el ahorro y el consumo, entre el sector financiero y la economía real".

Su pronóstico es que en 2009 se llegará a un crecimiento del 8 por ciento, a pesar del negativo ambiente económico global, lo que ayudará, dijo, al mundo a recuperarse.

El primer ministro chino abogó por ahondar en la cooperación internacional y abrir los mercados, huyendo del proteccionismo, y en reformar el sistema financiero internacional, al tiempo que aseguró que el crecimiento de su país, aunque más lento, favorecerá a todos.

Poco después, el primer ministro ruso, en la inauguración oficial del Foro de Davos también reconoció que su país ha sufrido el golpe, pero advirtió contra recetas "populistas" simples para tratar los síntomas de la enfermedad, que luego pueden traer mayores complicaciones.

"No debemos volver al aislacionismo ni al egoísmo económico sin límites, y aunque algo de proteccionismo puede ser inevitable durante la crisis, todos debemos tener un sentido de la proporción", dijo.

También se mostró radicalmente contrario a regresar al papael preponderante del Estado para paliar los efectos de la crisis.

"La excesiva intervención del Estado en la actividad económica y la fe ciega en la omnipotencia del Estado es un error", agregó, para recordar que el pensamiento que se aplicó en la antigua Unión Soviética respecto "al rol absoluto del Estado" condujo a una ausencia total de competitividad.

"Estoy seguro de que nadie quiere ver que eso se repita", recalcó.

Putin criticó con dureza los errores que, a su juicio, llevaron a la situación actual en el mundo y dijo que, "mientras la crisis estaba en el aire, la mayoría trataba de hacerse con su parte del pastel, sea un dólar o mil millones, y no quería ver la ola que se acercaba".

Como consecuencia de la crisis, Rusia sufre el impacto en su sistema bancario, el mercado bursátil y el empleo, a lo que se ha sumado la caída de sus ingresos petroleros por la caída de la cotización internacional en los últimos meses.

Esta nueva edición del Foro de Davos, plataforma por excelencia del capitalismo y el libre mercado, se abrió hoy bajo el signo del pesimismo.

Su presidente, Klaus Shwab, entonó el "mea culpa" en su discurso de inauguración cuando dijo que "todos somos responsables, tendríamos que haber visto los avisos, las señales de alarma... y no negar una verdad que no era agradable de escuchar".

Reconoció que los líderes y responsables económicos y políticos, los altos ejecutivos y otros miembros que la elite económica cometieron el error de "aceptar sistemas de crecimiento no sostenibles, de permitir abusos y falta de ética".

El presidente suizo y anfitrión de la reunión, Hans Rudolf Mertz, pidió que esta edición de Davos debata sobre la creación de un nuevo modelo de crecimiento basado en los valores y "donde estos no sean sacrificados en el altar de los beneficios".