Público
Público

Los chinos esperan un Año del Buey positivo tras un duro 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los chinos celebraron el lunes el Año Nuevo Lunar con esperanzas de que el Año del Buey sea más positivo que un 2008 plagado de desastres.

"Adiós a las nieves de 08, el terremoto de 08, el dolor de 08, la amargura de 08; Que 2009 sea optimista para ti", decía una de las felicitaciones enviadas por SMS a medianoche, mientras los fuegos artificiales explotaban en todo el país en una ruidosa bienvenida al Año Nuevo.

El Año de la Rata no fue bueno para China, pese a las grandes esperanzas por los Juegos Olímpicos que organizó Pekín en agosto. Tormentas de hielo interrumpieron el pasado Año Nuevo Lunar. Los tibetanos protagonizaron un breve pero extenso levantamiento. Leche contaminada puso enfermos a miles de bebés y una economía desacelerada presagió importantes pérdidas de empleos.

En Sichuan, donde un devastador terremoto mató el 12 de mayo a más de 80.000 personas, algunos supervivientes mantuvieron el tipo.

"Hemos levantado juntos una nueva casa. No está tan mal", dijo Liu Shaoyun, cuyo sobrino murió cuando la residencia de su colegio se hundió en Muyuzhen, en el noreste de Sichuan.

"Hace un poco de frío, pero ¿qué se le va a hacer?".

El primer ministro, Wen Jiabao, visitó este fin de semana a ciudadanos de la etnia Qiang cerca de Beichuan, una localidad que quedó medio enterrada por el terremoto.

La economía es una preocupación más inmediata para la mayoría de los chinos, a medida que el sector inmobiliario se hunde y una caída de la demanda de exportaciones desde el extranjero ha causado el cierre de fábricas y el recorte de bonificaciones por parte de los empresarios.

Muchos trabajadores emigrantes, cuyas remesas sustentan la economía rural, están en casa ahora para el Año Nuevo, pero podrían tener problemas para encontrar trabajo cuando vuelvan a las ciudades el próximo mes.

Los parados han sido autorizados a vender artículos sin pagar una tarifa en la feria del Templo de la Tierra de Pekín, dijo el lunes el diario Beijing Times.

El presidente chino, Hu Jintao, prometió un "desarrollo más equitativo en toda la sociedad" durante una visita previa a las vacaciones a Jinggangshan, una pobre base comunista revolucionaria en las montañas del sur que ha quedado al margen de la precipitación de China a la riqueza en las últimas tres décadas de reforma económica.

La televisión estatal mostró a Hu resplandeciendo mientras un bebé le besaba en la mejilla, visitaba un mercado y cantaba con vecinos en Jinggangshan, donde un fortificado Mao Zedong reagrupó a las fuerzas comunistas a finales de 1920 antes de embarcarse en la Larga Marcha.

El buey es uno de los 12 animales del zodiaco chino y simboliza paciencia, trabajo duro y tenacidad y lealtad.