Público
Público

Los chinos plasman su propia historia

El ciudadano anónimo es el protagonista de la exposción 'China, retrato de un país' que captura 66 fragmentos de la historia cotidiana del gigante asiático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad, el campo, la vida nocturna, la fábrica, la playa... y, sobre todo, el ciudadano. El ciudadano anónimo es el protagonista de la exposición China, retrato de un país (1949-2008), que captura 66 fragmentos de la historia cotidiana del gigante asiático desde el triunfo de la revolución de Mao hasta el año pasado.

La muestra, comisariada por el fotógrafo y periodista chino Liu Heung Shing, se expuso en 2008 en el Today Art Museum de Pekín y, desde el jueves y hasta mayo, se puede visitar en Casa Asia, en Barcelona . En junio viajará a Madrid, dentro de Photoespaña.

Las fotos se han recuperado de archivos oficiales y privados, de colecciones de artistas o de profesionales utilizados por el régimen y, enseguida, olvidados. Por eso, a pesar de algunos nombres reconocibbles (como el del propio Liu Heung Shing) se puede decir que los fotógrafos tan anónimos como sus fotografiados. De hecho, Mao aparece a menudo pero más como objeto reverenciado (en carteles o libros) que como personaje político.

'No vemos aquí la muerte de Mao, porque se ha visto demasiado en Occidente, y la muestra pretende ofrecer la imagen que de China tienen los propios chinos', comenta Menene Gras, responsable de la iniciativa y directora de Cultura y Exposiciones de Casa Asia. Se busca más a Deng Xiaoping en la playa rodeado de guardaespaldas que pronunciando un discurso. Y sólo una foto hace referencia a los flamantes Juegos Olímpicos de 2008.

'Cada foto esconde una historia', dice Gras, que, por cuestiones de espacio, ha tenido que seleccionar 66 de las más de 100 fotos de la exposición de Pekín. Grupos de jóvenes leyendo a la luz de las farolas de una plaza... porque no tienen electricidad en casa. El niño que posa con su traje desgastado... porque cada día recorre 20 kilómetros por la montaña para ir a la escuela...

Complementan la muestra tres películas documentales (no llegan a las dos horas) inéditas en España, realizadas en EEUU pero en las que son chinos los que tienen la palabra. Un lujoso y abundante libro, editado por Taschen, recoge las fotografías y la historia de estos 60 años.