Público
Público

Los 'chollos' del peregrino

Los participantes en la Jornada Mundial de la Juventud disfrutarán, entre otros muchos beneficios, de descuentos en transportes, comidas y alojamientos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pagarán por la comida, pero menos. Tendrán que abonar los viajes en Metro y autobús, pero a menor coste que el resto. Dispondrán de cobertura garantizada para hablar con sus móviles, algo poco habitual. Varios miles dormirán gratis ocupando suelo público. Muchas ventajas para un solo fin: jalear al papa durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

A cinco días del inicio de que arranque la visita de Benedicto XVI, los peregrinos siguen llegando a la capital. Un buen número aterriza sin tener que haber desembolsado ni un solo euro por sus visados y la gran mayoría irá a recoger, nada más llegar a Madrid, la 'mochila de los peregrinos'. En este caso no les sale gratis, pero sí bastante rentable: por un máximo de 210 euros podrán disfrutar de hasta 300 actividades culturales, alojamiento, transporte y alimentación. Un turista no adscrito a las jornadas deberá pagar 600 euros por los mismo, según una aproximación de la agencia de viajes Barceló.



El punto más polémico de los 'beneficios' que disfrutarán es el abono de transportes especial creado para las Jornadas, que permitirá a los peregrinos viajar en Metro y autobús a un coste cinco veces inferior al de cualquier ciudadano. La oferta es aún más dolorosa al coincidir con la reciente subida en un 50% del billete sencillo de metro. El abono turístico de tres días cuesta 24 euros y el semanal 50 euros. Sin embargo, con la rebaja aplicada los peregrinos pagarán cuatro y diez euros respectivamente. El gremio de taxistas, a través de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, ha denunciando que la Comunidad de Madrid no les han tenido en cuenta como alternativa de transporte público durante las jornadas.

Mientras Benedicto XVI disfruta de suculentos banquetes durante su estancia en Madrid, los jóvenes degustarán el 'menú del peregrino', bastante más económico que el que paga cualquier madrileño. La Federación Española de Hostelería invertirá unos seis millones de euros para que, mediante unos vales de descuentos, pueden comer en una red de hasta 2.300 restaurantes de la comunidad, como las cadenas Vips, Mc Donald's, o Telepizza. Además podrán reponer fuerzas en puntos específicos situados en las calles por las que pase la visita del papa, donde se distribuirán 1,5 millones de bolsas de 'picnics', que incluirán menús especiales para diabéticos, vegetarianos y celiacos.

Ante el calor que se espera, se repartirán gratuitamente 1,2 millones de botellas de agua y se han instalado cerca de 2.000 grifos en el recinto el Canal de Isabel II.

Hay más: la Asociación de Mayoristas de Fruta y Hortalizas del Mercado Central de Madrid (Asomafrut) ha donado 28.000 kilos de fruta —plátanos, manzanas y peras— que se repartirán los días 17, 18 y 19 de agosto en el Parque del Retiro de Madrid.

Además de bien comidos, el millón y medio de peregrinos previstos estarán bien conectados. La empresa de telefonía Orange ha invertido un millón de euros en un plan de ampliación y refuerzo de su red para asegurar la cobertura durante la semana que el papa estará en Madrid. Este tipo de despliegues, aseguran fuentes de Orange, 'se suelen hacer con acontecimientos que reúnen a mucha gente en espacios reducidos'. 

Uno de los argumentos más repetidos por los portavoces de la JMJ son los supuestos beneficios que van a reportar el millón y medio de visitantes en sectores como la hostelería. Sin embargo, las diferentes administraciones han cedido polideportivos o colegios públicos y la propia JMJ ha buscado alojamiento a los peregrinos entre particulares para acogerlos. Esto ha supuesto una merma en las tasas de ocupación de los hoteleros, que no han obtenido los resultados esperados. 

Antonio Gil, Secretario de AEHM (Asociación Empresarial de Hotelera de la Comunidad de Madrid) asegura que sólo están reservadas el 70% de las 110.00 plazas ofertadas. Todavía quedan plazas libres en los hoteles de la capital.  

Peor es el dato entre los moteles y hostales. La Asociación de Empresarios del Hospedaje de la Comunidad Autónoma de Madrid (AEHCAM) dispone de 20.000 plazas y estima que la tasa de ocupación será del 45%, “ligeramente superior, pero no lo que se esperaba”, asegura su vicepresidente, Alberto Di Stefano.

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) no cobrará a la Iglesia un sólo céntimo por los derechos de autor generados por la utilización de obras musicales y los conciertos que se celebren en la jornada. 'La organización de la JMJ nos pidió la exención del pago, lo valoramos y se lo concedimos', explicaron a Público fuentes de la entidad de gestión. 'No se trata de un patrocinio, sino de un acuerdo de colaboración', añadieron.

'La SGAE  analizó exhaustivamente el repertorio que se iba a utilizar y más del 90% no era nuestro, se trataba de obras del dominio público y música religiosa de autores desconocidos'. Según la entidad de gestión, 'la cantidad generada por el otro 10% es muy pequeña y, en cualquier caso, llegará a los autores porque la SGAE se hará cargo de ella'.

No ha ocurrido así en otras ocasiones, como en conciertos benéficos o cuando se han representado actividades culturales como el Alcalde de Zamalea y quiso cobrar al propio pueblo de Zamalea.  

Aunque el precio de inscripción en la JMJ varia atendiendo a los servicios contratados (sólo alojamiento o alojamiento más comidas, como si se tratase de un hotel con pensión completa), los peregrinos recibirán una mochila con todo lo necesario para su estancia: un evangelio, el libro del peregrino con el fin de poder seguir las ceremonias litúrgicas, la Agenda Cultural y Litúrgica, la camiseta oficial de la JMJ, una gorra 'para cubrirte del sol de agosto' según se puede leer en su propia web, un abanico, un rosario, el plano de la ciudad de Madrid y el catecismo YouCat.

Junto con la mochila, también se entrega el Pase del Peregrino, que les identifica y otorga acceso gratuito a las actividades del programa cultural, museos y monumentos de Madrid, así como el abono de Trasporte JMJ y los vales que les permitirá comer con menús de unos 6 euros en 2.300 restaurantes de Madrid.