Público
Público

Christie's exhibe la multimillonaria colección de Yves Saint Laurent

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El modisto francés Yves Saint Laurent tuvo en vida una irrefrenable pasión por el arte y un ojo inmejorable para comprar bien y descubrir nuevos talentos, lo que le llevó a tener una de las colecciones privadas más importantes del mundo con obras, entre otros, de Picasso, Mondrian y Matisse.

Las obras, que coleccionó durante décadas junto a su compañero Pierre Bergé, decoraron varios de sus apartamentos en París y en una semanas serán subastadas por la casa Christie's, en lo que los expertos han bautizado ya como "la venta del siglo", ya que el valor de los objetos se estima en torno a los 300 millones de euros.

Ese es el precio de salida y, si la crisis económica no se hace notar, las ventas de un total de 700 objetos podrían alcanzar los 500 millones de euros, lo que lo convertiría en la venta más lucrativa de una colección privada de la Historia.

La "joya de la corona" es un cuadro de Pablo Picasso, un bodegón abstracto de instrumentos musicales, cuyo precio estimado es de entre 30 y 40 millones de euros, seguido de un Matisse -en total se subastan tres cuadros del pintor francés-, y de una escultura de Constantin Brancusi, ambos con un precio de salida de 15 millones.

Destaca también una composición de Mondrian, que inspiró el "vestido Mondrian" uno de los diseños más célebres de Saint Laurent, que formó parte de su colección Pop Art en el año 1966.

Junto a estas piezas de museo, se pondrán a la venta numerosas antigüedades, muebles de lujo, pinturas y dibujos de viejos maestros y del siglo XIX, piezas de art deco y objetos decorativos de plata.

Una de las curiosidades es una botella de perfume de Duchamp, guardada en el interior de una caja que parece un ataúd.

La botella lleva una fotografía de lo que parece ser una bella mujer, pero que en realidad es el propio Marcel Duchamp con una peluca, en una instantánea que tomó Man Ray.

También hay tapices, un torso humano que data de la Roma del siglo I y varias copas de oro cuyo tamaño sólo es superado por las de las colecciones de la Rusia zarista que hay en el Kremlin.

Christie's en Londres muestra las obras al público hasta el 3 de febrero y sólo el día 4 se podrán visitar las pinturas, antes de que regresen a París para ser subastadas entre los días 23 y 25 en el Grand Palais, en la primera vez que el museo alberga una subasta.

El presidente de Christie's, Jussi Pylkkanen, afirmó durante la presentación de las obras a la prensa que se trata de "la exposición más importante que hemos organizado desde que estoy aquí".

Los responsables de la casa de subastas destacaron el buen ojo que tuvieron Saint Laurent y Bergé para comprar arte, ya que nunca estuvieron asesorados y, por ejemplo, apostaron por Mondrian y Brancusi en los años 70, cuando nadie compraba sus obras.

Bergé dijo en la presentación de la colección en París que el arte fue una las cosas que más les unió y sobre la que nunca discutieron: "en la vida, de vez en cuando, pero sobre arte nunca".

Tras la muerte de Saint Laurent a los 71 años en junio pasado, Bergé explicó que decidió poner a la venta la colección porque con la desaparición del diseñador "ya no significa nada".

Bergé conservará una escultura africana y un retrato que hizo Andy Warhol de Yves Saint Laurent, y, aunque a buen seguro que se llevará un buen pellizco de las ventas, tiene la intención de destinar los beneficios a la investigación médica sobre el SIDA.

"Siempre supe que el arte estaba con nosotros transitoriamente, como golondrinas sobre un cable. Un día, haces sonar tus palmas y se van. Espero que (las obras) sean queridas tanto como Yves Saint Laurent y yo las quisimos", manifestó.

En declaraciones al diario "Daily Telegraph", añadió que no tiene intención de seguir comprando arte: "a mi edad, no compras vino joven, no compras árboles pequeños y no empiezas una colección".